LIBERTAD ECONÓMICA Y ALIMENTACIÓN

Rescato uno de los “Puntos Destacados” del informe 2016 del Índice de Libertad Económica.

Tales puntos, elaborados por Terry Miller y Anthony Kim, destacan que la intensidad de la pobreza, los grados de privación a escala individual en educación, atención médica y nivel de vida, como promedio, son todos mucho más bajos en países con mayores niveles de libertad económica. De hecho, la intensidad de la pobreza en los países con economías consideradas como mayormente libres o moderadamente libres, solamente alcanza un tercio del nivel de la de los países clasificados como menos libres.

La seguridad alimentaria es una dimensión crucial en la lucha contra la pobreza, especialmente en los países subdesarrollados y en vías de desarrollo. La seguridad alimentaria va más allá de la disponibilidad de fondos monetarios los cuales por sí solos, no pueden garantizarla: es una variable multidimensional y está estrechamente vinculada con lograr desarrollo agrícola, con la estabilidad institucional, con la apertura comercial y con el progreso social generalizado.

agricultura

¿Y cómo puede medirse el desarrollo agrícola en Venezuela?

Una forma es ingresar al portal de Fedeagro y constatar la más que evidente disminución de la producción agrícola, rubro por rubro, durante la administración Chávez-Maduro. La otra, más expedita, es ver los resultados del “Plan de los 100 días de la agricultura”, llevado a cabo mediante el recientemente creado ministerio de “Agricultura Urbana”, a cargo de una psicólogo, cuya experiencia en agricultura se circunscribe al germinado de caraotas en potecitos de compota cuando cursó kinder: 273 toneladas para 30 millones de habitantes que somos. Cifras que equivalen a 9,1 gramos por venezolano, peso similar al de una cucharadita rasa de café.

¿Y cómo ha sido la evolución de la libertad económica en Venezuela?

Disminuyendo desde que Hugo Chávez ganó la presidencia.

En 1999, el índice de libertad económica en Venezuela era de 57,4 puntos. Finalizado el 2012 y poco antes de morir, Chávez lo dejó en 36,3 puntos. Terminado 2015, Nicolás Maduro, haciendo lo propio, lo ha llevado a 33,7 puntos. En otras palabras, entre Chávez y Maduro disminuyeron, constante y consistentemente, la libertad económica en 23,7 puntos lo que representa una disminución de 41,25%.

Hay quienes piensan que tal disminución fue más intensa en el corto período de Maduro que en el de Chávez. Sin embargo, no es así: la pendiente de disminución de libertad por año para Chávez fue, en valor absoluto, de 1,69 mientras que para Maduro ha sido menor e igual a 1,29. Esto por supuesto, no lo sabe Nicmer Evans quien tiene el paradójico tupé de pedir revocatorio para salvar el legado de Hugo Chávez.

Las tres variables conformantes del índice que más han disminuido desde el fatal año de 1999, han sido la libertad de inversión que pasó de 50 puntos a 0 (cero), los derechos de propiedad que pasaron de 50 puntos a 5 y la libertad financiera que pasó de 50 puntos a 10. En palabras más sencillas: Hugo Chávez primero –y Nicolás Maduro después– acabaron con la confianza de los inversores.

Un corolario del punto sobre seguridad alimentaria del informe 2016 del Índice de Libertad Económica, es que ni que pongan a un general de verdad, digamos de esos ya bautizados por la historia, como Alejandro Magno, Publio Cornelio Escipión Africano Mayor (Escipión El Africano), Julio César, Napoleón Bonaparte o Arthur Wellesley (Duque de Wellington), al frente de cualquier ministerio relacionado con agricultura y/o alimentación: sin libertad económica no hay seguridad alimentaria posible.

 

Artículos relacionados

Top [GTranslate]