JAMES SE AFERRA AL MADRID

David G. Medina

Tres partidos oficiales, tres suplencias. Ese es el balance que puede hacer James Rodríguez de su inicio de temporada con el Real Madrid. Este es el análisis frío, sin llegar a profundizar en una situación que el sábado vivió, como todo buen culebrón, el enésimo giro argumental del verano.

Y es que el colombiano firmó una de sus mejores actuaciones desde que Zidane gobierna en el banquillo. El objetivo de James, claro está, pasa por aferrarse a un puesto en la plantilla. Algo que conoceremos si finalmente es suyo en un periodo breve de tiempo.

james

Mientras se desvela, su salida al césped ante el Celta en el minuto 68 fue clave para que los de Chamartín amarraran los tres puntos en su estreno liguero en casa. Enchufado desde que cruzó la línea de banda para dar el relevo a Modric, el ’10’ robó el esférico que acabó con el decisivo gol de Kroos.

Apenas 22 minutos le bastaron para dibujar sobre el pasto las intenciones que no duda en comunicar en privado a su entorno más cercano: “Me quiero quedar en el Madrid para triunfar”, no para de repetir el ex del Mónaco, conocedor como es de su enorme talento.

Y qué mejor manera de hacerlo que en el campo, vestido de corto y sacando a pasear la zurda que tantas bocas abrió, de admiración, en su primer ejercicio de blanco. Ese talento que hizo olvidar, y no es fácil, su precio de 75 millones de euros. Esas bocas, también es cierto, que no dejaron de señalarle por sus malas actuaciones el pasado curso, cuando acabó como suplente perenne tanto con Benítez como con el propio Zizou. Hasta el Bernabéu le tomó la matrícula en algunas de sus malas actuaciones.

Pero volvamos al presente. Ese en el que James acumula suplencias a la estela de un meritorio Marco Asensio, que le ha arrebatado el puesto desde que llegó en pretemporada para hacerse un hueco en la primera plantilla blanca.

Recuperar su mejor versión

El presente pasa por los tres días, por las 72 horas, que marcarán el futuro de James Rodríguez en el Real Madrid. Es el tiempo que falta para que se cierre el mercado y para que se sepa, ya definitivamente, si James seguirá en Chamartín. Zidane, tras el duelo ante el Celta, lo dejó claro: “James se queda”. Y el vestuario habló en boca de Lucas Vázquez: “Creo que no va a ser el último partido de James en el Madrid”. Todos parecen contar con el colombiano, pero la última palabra será la suya, decidido como está a seguir de madridista.

Mientras, el 10 se empeña en revertir su situación dentro del plantel blanco. La situación, cierto es, no es nada sencilla. Con la BBC inamovible cuando Cristiano y Benzema regresen de sus respectivas lesiones, el colombiano tendrá que luchar por un sitio con un buen puñado de futbolistas.

A los que ya estaban el pasado curso (Isco y Lucas Vázquez), se suma ahora el citado Asensio. La otra opción pasa por hacerse un hueco en el tridente de la medular. Con Casemiro fijo como cinco, los otros dos puestos donde se puede acomodar el 10 tienen dueño con Kroos y Modric. Kovacic es otra opción que no se lo pondrá fácil a un James que el domingo empezó a ganarse su continuidad con una buena actuación ante el Celta. Ahora le toca marcharse con su país, Colombia, donde las dudas son elogios y nadie cuestiona que su talento está por encima de todo.

Tomado de Marca.com

 

Artículos relacionados

Top [GTranslate]