INDICIOS QUE HABLAN

Agente de la DEA menciona en tribunal de NY a Vladimir Flores, hermano de primera dama.

El agente de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) que encabezó la operación que condujo a la captura de dos sobrinos de la Primera Dama de Venezuela, sorprendió a las personas presentes en una corte de Manhattan al mencionar el nombre de un hermano de la esposa del gobernante Nicolás Maduro.

El agente especial Sandalio González testificó que un informante confidencial, que era un conocido traficante de drogas, había recibido una llamada en octubre de un funcionario venezolano de nombre Vladimir o Bladimir Flores. La primera dama Cilia Flores tiene un hermano con ese nombre.

narcosobrinos

González sostuvo que Efraín Campo, de 29 años, y Francisco Flores, de 30, arrestados el año pasado en Haití, tenían conexiones en las más altas esferas del gobierno venezolano, con acceso a aviones y grandes cantidades de cocaína.

 “Ellos indicaron que básicamente tenían el control del aeropuerto y podían despachar un avión vía la rampa presidencial”, dijo González al referirse al Aeropuerto Internacional Simón Bolívar en Maiquetía, a las afueras de Caracas.

Durante la audiencia del jueves en la corte federal de Nueva York, los abogados de la defensa describieron a sus clientes como dos jóvenes que no tenían la capacidad para conducir una operación de esa magnitud. Destacaron las declaraciones de testigos confidenciales que afirman que los sobrinos de la Primera Dama de Venezuela no habrían podido conducir esa operación.

Los abogados acusaron a los agentes estadounidenses de conducir una investigación llena de fallas, de no informar a sus clientes de sus derechos, de no grabar importantes conversaciones y de depender de narcotraficantes deshonestos.

Durante la primera parte de la audiencia, un oficial haitiano describió el momento del arresto de Campo y Flores.

Los sobrinos de la Primera Dama de Venezuela estaban terminando de almorzar en un popular restaurante en Haití cuando un agente federal estadounidense sentado en un vehículo en el estacionamiento recibió la señal.

Se volvió hacia el supervisor de la policía haitiana sentado a su lado y le informó. Pronto, tres policías haitianos enmascarados y armados con fusiles entraron al restaurante y confrontaron a Campo y a Flores, quienes no podían creer lo que les estaba pasando.

 “Dijimos: ‘Policía, policía’ ”, dijo el jueves a un juez federal un agente encubierto haitiano que había estado trabajando con oficiales de la DEA. Ese policía no fue identificado al público debido a la sensibilidad del caso.

Los hombres fueron arrestados y conducidos a una estación de policía, donde los procesaron para ser entregados a las autoridades estadounidenses. El agente de la DEA, quien no había tenido contacto con los hombres, dijo que parecían “muertos de miedo”.

La historia del arresto de estos dos individuos fue el primer testimonio en un tribunal abierto que detalla cómo Campo y Flores se convirtieron en acusados en un encausamiento de fuerte tono político que subraya el papel de la élite gobernante de Venezuela en el tráfico de drogas.

Los dos hombres han pedido al juez que elimine las supuestas confesiones que hicieron durante el vuelo a Estados Unidos y alegan que sus declaraciones cuando estaban bajo custodia de agentes estadounidenses no son admisibles porque no les informaron de sus derechos y temían por sus vidas, pensando que los habían secuestrado.

El gobierno venezolano ha acusado a Estados Unidos de fabricar el caso en un esfuerzo por socavar la administración de Maduro y que éstos y otros encausamientos de altos funcionarios y militares venezolanos son parte de un plan que incluye el apoyo de Washington a un referendo revocatorio que pudiera poner fin a la presidencia de Maduro.

narcosobrinos-manipulando

Si en definitiva el juez permite tomar en cuenta las confesiones, sería algo demoledor. Según documentos presentados al tribunal, Campo dijo que los dos planeaban comprar cocaína a rebeldes colombianos. Al preguntársele por qué participó en el trato, Flores dijo: “Para ganar dinero”, y agregó que el negocio era por $5 millones, de lo que esperaba llevarse $560,000.

Pero cada uno dijo que no coordinó nada con ningún funcionario de gobierno o militar venezolano.

“Campo agregó que no necesitaba coordinar con nadie para lograr esto”, según un informe de la DEA sobre la supuesta confesión de Campo.

El jueves por la mañana, la fiscalía llamó al policía haitiano y al agente especial de la DEA para impugnar alegaciones de la defensa de que los hombres no comprendieron bien lo que estaba pasando y que temían por sus vidas. Los abogados defensores dijeron que no estaba claro que los hombres que arrestaron a Campo y Flores eran policías, señalando que tenían máscaras y uniformes que no mostraban claramente ninguna insignia policial, y llevaban fusiles de alto calibre.

Por su parte, los fiscales presentaron una cronología del arresto de los dos hombres y aproximadamente las cuatro horas de vuelo a Nueva York. El agente especial Sandalio González declaró que los acusados, por voluntad propia, trataron de explicarse, se les informó debidamente de sus derechos de manera verbal y en varios momentos rieron con los agentes.

 

Artículos relacionados

Top [GTranslate]