ACONTECIMIENTOS QUE ESTREMECIERON A AMÉRICA

trump-nieto-pred

La brecha entre los ciudadanos y la clase política de la región se ha agrandado en el mes de septiembre.

“Los grandes países de América Latina son en general un éxito como nación y un fracaso como Estados, al contrario que España, donde el Estado funciona razonablemente bien pero carece de relato de nación”. Esta idea del historiador español afincado en México, Tomás Pérez Vejo, me ha venido a la memoria en una semana en la que el nuevo fracaso de la clase política española para formar Gobierno, la polémica visita de Donald Trump a México, la controvertida destitución parlamentaria de Dilma Rousseff, la multitudinaria manifestación de la oposición contra el presidente Nicolás Maduro en Caracas y la culminación del proceso de paz en Colombia han marcado la agenda.

trump-nieto

Todos esos acontecimientos, en cierta manera y con sus propios matices, han situado a los gobernantes, como representantes del Estado, y a los ciudadanos, como expresión de la nación, en lados distintos del camino.

Desde fuera, asombra la incapacidad de los políticos españoles para llegar a acuerdos sobre problemas acuciantes como el desempleo que roza el 25%, el doble entre los jóvenes, el independentismo de las autoridades de Cataluña o el envejecimiento de la población, por citar sólo tres, después de más de nueve meses de intolerancia y frivolidad de sus dirigentes, un espectáculo cansino que presumiblemente será castigado por los votantes en unas nuevas elecciones.

En el caso de México, la visita de Trump en vísperas de que se celebre El Grito de la Independencia, no sólo es una catástrofe en relaciones públicas para el presidente Enrique Peña Nieto, sino que probablemente introduzca el tema de la recuperación de la dignidad nacional en la carrera por la presidencia de 2018.

El inexplicable gesto de invitar al gran demagogo gringo ha servido para que se compare a Peña Nieto nada menos que con el general Antonio López de Santa Anna, responsable en 1848 de la pérdida territorios mexicanos que hoy forman parte de Estados Unidos y del que, salvo desmentido de Google, no debe existir una sola estatua en toda la república. También ha debilitado gravemente al PRI, un partido indisociable de la historia de México en el último siglo, en una de sus principales señas de identidad.

Más compleja es la situación en Brasil donde se dan la mano la crisis económica y la política.

La traumática destitución de una presidenta elegida en las urnas por un procedimiento parlamentario pone en cuestión para parte de la opinión pública la legitimidad del Ejecutivo de Michel Temer al tiempo que ensancha la brecha entre gobernantes y gobernados, dejando a la mayoría de estos últimos en la orfandad política.

La masiva manifestación de la oposición del jueves en Caracas prueba con mayor claridad que nunca el aislamiento y la mentira de un régimen que sigue considerándose a sí mismo único intérprete de la voluntad del pueblo venezolano mientras que Colombia, con la firma de la paz, viaja en dirección contraria en un extraordinario y generoso esfuerzo plagado aún de incertidumbre hacia la integración y la reconciliación nacional.

La discusión sobre la legitimidad del poder y la construcción de la nación, dos desafíos que han gravitado sobre la historia contemporánea de América Latina, han vuelto a ponerse de manifiesto en los hechos de una semana que pueden determinar el porvenir de la región.

Tomado de WWW.ELPAIS.COM

 
Luis PradosLuis Prados

Artículos relacionados

Deja un comentario

Top