COLOMBIA SE LAS JUEGA:
ADOCTRINAMIENTO ESCOLAR

colombia-ninos-paz-pred

En Colombia se está utilizando una de las vías más peligrosas que se haya inventado en los tiempos de la política moderna: la de manipular el aprendizaje de los niños.

Por inverosímil que parezca, las cooperativas -con la venia gubernamental- han comenzado a introducir conceptos en la cabeza de los escolares para inclinarlos a favor de las tesis abrazadas por los negociadores de la “paz de Juan Manuel Santos”. Un folletín explicativo de las ventajas de este pacto está siendo circulado por los pupitres de los colegios del país vecino.

escolar

Es una verdad indiscutible que tales conceptos, hoy vertidos en un convenio bilateral con los narco-guerrilleros de las FARC, fueron el resultado de negociaciones y transacciones complejas y arduas en las que los representantes de la oficialidad efectuaron importantes concesiones a los criminales de las FARC.

Todos saben en Colombia hasta dónde tuvieron que ceder -y cuánto tuvieron que sacrificar- quienes defendían las tesis de la ortodoxia política, de la moralidad y de la legalidad, para que el conjunto de la sociedad colombiana, le acordara a los guerrilleros, graciosa y generosamente, los asesinatos, los secuestros y retenciones, el reclutamiento de menores, las violaciones, todo aquello a lo que debe tener naturalmente derecho a reclamar una sociedad que aspira a vivir en paz.

Lo más sensato, antes de comenzar a inocular en el cerebro de los jóvenes estudiantes el nuevo modelo de vida pactado (con guerrilleros que sembraron el país de luto y dolor durante medio siglo), habría sido que la “paz de Santos” hubiera sido votada por el conglomerado neogranadino y el Sí hubiera ganado en buena lid.

Más cuerdo aún habría sido abrir un compás de espera luego de obtener el Sí ciudadano y su consiguiente aplicabilidad a escala nacional, para que lo acordado en las tratativas habaneras produjera frutos cuantificables. A título de información, la entrega de las armas tiene un plazo para el inicio de su ejecución ¡de 180 días!

Sin embargo, se ha puesto en marcha en los colegios, antes del plebiscito de octubre, un proceso de legitimación de lo acordado, como si ello hubiera recibido la venia divina. El folleto de 26 páginas, que se ha repartido en las escuelas colombianas, constituye una fina –y perversa– validación de los cambios que el gobierno deberá introducir para cumplir con su parte del compromiso de La Habana.

colombia-ninos-paz

Es peligroso y perverso porque su contenido es, en esencia, tendencioso, falaz y malintencionado, lo que es inadmisible cuando el “público objetivo” está formado por niños desprovistos aún de capacidad de raciocinio propio y de elementos de comparación para su propia formación de juicios de valor.

Un arma de esta potencia no puede ser admitida por nadie, y debe ser seriamente cuestionada por todos, incluso por quienes aplauden los resultados de La Habana.

Dicho lo que antecede, no puede extrañarel extemporáneo, monumental y costoso festejo guerrillero, en el más pulido estilo de “Woodstock” (como bien lo calificó la prensa francesa), que tuvo lugar en el Caguán hace pocos días.

Con un buen aliado cuenta hoy esta sanguinaria fuerza para hacerles digerir a los neogranadinos-y a sus hijos aún no votantes- los cambios eventuales por venir en suelo, en caso de que gane el Sí.

*Editado

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Top