Cuando no hay superhéroes sino un simple padre
‘CAPTAIN FANTASTIC’: UN DIVERTIDO Y EMOTIVO DEBATE SOBRE LA EDUCACIÓN DE LOS HIJOS

captain-fa-pred

Javi P. Martín

Da gusto que se acabe el verano, entrar en una sala de cine y que te bombardeen con ideas. No es que uno no disfrute de su blockbuster palomitero, o del thriller de turno, y tampoco es que el buen cine se tome un descanso estival. Pero esa es la sensación tras ver ‘Captain Fantastic’: que es una cinta llena de ideas.

captain-fa

Protagonizada por un Viggo Mortensen que no tiene nada que demostrar y aun así lo sigue haciendo, la segunda película de Matt Ross, y primera que llega a nuestras salas, viene con un premio a su director del último Festival de Cannes bajo el brazo. Y no es para menos: Ross logra hacer una película muy emotiva y entretenida dirigiendo a seis niños que están constantemente en escena, en multitud de localizaciones, muchas de ellas al aire libre y alejadas de la mano de Dios. Es casi un milagro, ‘Captain Fantastic’.

Y es un milagro, sobre todo, porque no recurre a la lágrima ni a la risa fácil. La historia de una familia que se cría alejada de la sociedad, en medio de un bosque, estudiando las ciencias y las artes mientras aprenden música y ejercitan como si estuvieran en un campamento militar empieza planteando una especie de utopía para después desgranar los aciertos, errores, peligros y callejones sin salida que conlleva criar a un niño. O a seis, que tiene más mérito.

La muerte repentina (y no desvelamos más) de la madre de la familia hará que estos niños salvajes y su testarudo padre tengan que enfrentarse al mundo real, y es en esa confrontación donde la película tiene mucho que decir. Por ejemplo, los momentos en los que el modelo de educación del personaje de Mortensen se enfrenta al más tradicional aplicado por su hermana y su cuñado, interpretados por unos siempre deliciosos Kathryn Hahn y Steve Zahn.

Ross consigue que las secuencias sean sencillas y claras, a pesar de que la mayoría cuentan con muchos actores en escena, todos ellos con algo que aportar al diálogo. De hecho, además de sencillez y claridad, ‘Captain Fantastic’ desprende cariño, por sus personajes y por los temas que está tratando: el crecimiento, el miedo al cambio, el luto, la muerte, la familia, las imperfecciones de nuestros padres… No es fácil que una cinta independiente, de corte buenrollista, además esté tan repleta de contenido. Y en ningún momento resulta lo más mínimamente densa.

Una familia unida

Al buen guion sí podríamos sacarle algunos fallos, en concreto esos que van atados a toda feel-good movie: la búsqueda de la sonrisa, de los buenos sentimientos privan al relato de la oportunidad de profundizar del todo en los conflictos que plantea. Esto es, a la vez, una ventaja para el espectador alérgico a sufrir en el cine. Aquí ves a los personajes discutir, peligran algunos lazos, incluso muere una madre… Pero todos los problemas se solventan de forma fácil y rápida, en aras de una resolución que haga al espectador salir de la sala sonriendo. En estos casos, las problemáticas y los temas tratados acaban convirtiéndose en fugaz conversación de sobremesa más que en reflexión real.

captain-f

Lo compensa con creces, eso sí, un reparto muy bien seleccionado y engrasado (no en vano es Ross actor antes que director). La química entre todos los hermanos y Viggo Mortensen era imprescindible para que ‘Captain Fantastic’ funcionase, y por suerte química es lo que desprende esta familia. Entre los infantes, destaca George MacKay por su construcción de un joven superdotado que no sabe nada de la vida, aunque también es el hijo con más tiempo en pantalla.

El plantel de secundarios es excepcional: a los ya mencionados Hahn y Zahn se les unen Frank Langella y Ann Dowd, que montan con un par de pinceladas dos personajes complejos de estos padres en luto y abuelos preocupados.

Obviamente, la estrella central es Viggo Mortensen. Pero el ex Aragorn (cuánto debe de odiar al personaje de ‘El Señor de los Anillos’) es tan bueno que, además de construir un complejo padre, testarudo hombre y enamorado viudo y demostrarlo en cada plano, cede y comparte con sus compañeros de reparto, sirviendo de pegamento para toda la película.

‘Captain Fantastic’ no es perfecta, pero su intención de plantear cuestiones y su espíritu bienintencionado hará las delicias de todo el que le dé una oportunidad.

Lo mejor: Viggo y los niños, su química, hacen que te importe la historia durante las dos horas

Lo peor: El espíritu de feel-goodmovie, que hace que los interesantes temas se queden en la superficie

Tomado de www.ecartelera.com

 
Etiquetas , , ,

Artículos relacionados

Deja un comentario

Top