LEYENDO PERIÓDICOS…

leyendo-periodico-pred

Andaba perdido por ahí, de perfil bajo. A su esposa y a su hija, según dicen, las botaron de un país europeo porque no pudieron justificar tantos euros en sus cuentas bancarias. Ahora reapareció afirmando ante un grupito de los pocos adeptos que les quedan, que “no basta con los combos; hay que producir alimentos”. Y siente uno una especie de consuelo, porque ya es algo que un alto jerarca del gobierno diga que “hay que producir alimentos”.

leyendo-periodico

Al PSUV le queda poca gente. Los diarios informaban ayer sobre la renuncia de 25.000 militantes en Táchira. Y a Maduro le quedan menos: ayer informaban también sobre la última encuesta del encuestador más embustero de Venezuela, conocido por su adhesión al régimen, según la cual 63% de los venezolanos votarían a favor de derrocarlo. Y, con esa fuente de información, es lógico pensar que esa cifra es mucho mayor.

Y el ministro de Relaciones Interiores, “Justicia” y “Paz” anunció que en Anzoátegui han disminuido un 10% los índices delictivos. No precisó cifras, pero, dada la situación del país, eso suena como que antes mataban a 100 personas al día, y ahora matan a 90. Como para echarse a llorar.

Y la señora que una vez se iba a bañar en el río Guaire, no se queda atrás en lo que mejor hace: decir disparates. Dicen que también es muy buena trabajando el vidrio, aunque en Murano no la conocen. Todavía se la recuerda en las colas para comprar un combo con lo que a los “CLAP” les dé la gana (o lo que haya) por aquello de que “los venezolanos salen con su bolsa a hacer su cola sabrosa”. Ahora ha incurrido en el cinismo de decir que los venezolanos “se han acostumbrado a tomar café sin azúcar”.

Lo malo es que ese acostumbramiento no se da por decisión propia de cada venezolano, sino como consecuencia de la desaparición del producto de la caña, precisamente llamada “de azúcar”, a causa del decomiso de tierras productivas que, como todo lo que cae en manos del régimen, termina en ruina, corrupción y abandono.

sidor

A causa de la huelga de SIDOR, seguimos importando cabillas y perfiles de acero, según también nos informa la prensa de ayer. En manos del régimen, las otrora florecientes industrias del acero y el aluminio en Guayana, orgullo nacional, se han convertido en cascarones vacíos donde solo se producen conflictos y huelgas. Es la política metida entre hornos, prensas y extrusoras.

Todo este cuadro es debido a una fantasmal “guerra económica” que todavía a estas alturas siguen invocando los incapaces para justificar su fracaso. Así, ante las denuncias de que las actividades en el Hospital de Calabozo transcurren entre chiripas, deterioro y escasez de insumos, al director no se le ocurre otra cosa que echarle la culpa a la fulana “guerra económica” y no a su propia incapacidad. Y señaló que, a pesar de los problemas “el hospital ha respondido con diligencia a los pacientes”. Diligencia que no parece aplicar en la solución de los problemas, sino en dar excusas y echarle la culpa a unos fantasmas.

Ahora se informa que la canasta alimentaria, o sea, lo que se gasta en el mercado, llegó a Bs. 502.881,34. Calcule el lector lo que deberá devengar un grupo familiar común y corriente, para comer lo suficiente, vestirse decentemente, comprar las inexistentes medicinas cuando aparezcan, pagar el colegio de los hijos, mantener el carro, y guardar algo para ir al cine, a falta de otro entretenimiento para los días de descanso, por culpa de la inseguridad.

Y todavía quieren seguir gobernando, contra la voluntad de los venezolanos.

hospitales

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Top