Sobre si las concesiones del gobierno de Santos
habrían traído a Colombia la Paz

debate-pred

accuerdo

LA SEGUNDA DERROTA

Vamos, ya está claro, las FARC están negociando con el gobierno colombiano porque fueron derrotadas política y militarmente por Uribe y su ministro de Defensa Juan Manuel Santos. Si en lugar de los 5.800 combatientes cansados y abatidos que ellos mismos declaran, tuvieran 50 mil en Zipaquirá, esperando para entrar a sangre y fuego en Bogotá, otro sería el cuento.

En los finales de las guerras no se negocia entre iguales. Se negocia entre vencedores y vencidos y aunque el discurso protocolario no lo diga y prefiera acudir a eufemismos tales como aquí no hay derrotados, ganó Colombia y otras baratijas, la realidad es que el estado democrático colombiano se impuso a la narcoguerrilla de las FARC.

A diferencia de otras negociaciones en las que los derrotados solo toman nota de las condiciones que les imponen los vencedores y que suelen ser humillantes tales como las reparaciones de guerra, las prohibiciones de rearmarse, la cesión de territorios etc., con las FARC se ha debido proceder con cautela porque son un grupo terrorista y los terroristas aun derrotados y diezmados pueden causar un daño enorme con una sola bomba en un sitio concurrido.

Este hecho y la innegable prisa de Santos por el tema del Nobel y la necesidad de mejorar su dañada imagen ante los colombianos (solo lo supera Maduro en América Latina) le llevaron a firmar una paz que no convenció a los colombianos. Los privilegios inauditos para autores de crímenes de lesa humanidad, para narcotraficantes sin escrúpulos, para personas que ni pidieron perdón; la creación de una jurisdicción especial para juzgar criminales de guerra que en realidad se merecen los tribunales de Núremberg, llevaron a los ciudadanos a rechazar en las urnas el despropósito del presidente.

Después de ese NO, las cosas están mejor para Colombia y para América Latina. En pocas palabras, la democracia derrotó una vez más a las FARC.

debate

…o profundizado la guerra

 
Julio Castillo SagarzazuJulio Castillo Sagarzazu

Artículos relacionados

Deja un comentario

Top