El ABC de Adonis Dáger/ Pta. de la Comisión Electoral de Copei
“Aquí lo que hay es que hacer oposición al gobierno”

El partido ha estado a punto de desaparecer. Ni siquiera en la MUD estamos. Hay una perniciosa influencia del gobierno en la desorganización de los partidos democráticos. Es mucho lo que se ha pervertido en estos años en el país y eso hay que revertirlo, señala la reconocida luchadora política.

MACKY ARENAS
Adonis Dáger es una luchadora social, activista política y dirigente democrática. Su trayectoria incluye una pasantía, desde los quince años de edad, por las peligrosas redes clandestinas durante el régimen de Marcos Pérez Jiménez. Fue Secretaria Femenina del Partido Copei, combativa concejal por el Distrito Federal, la primera Prefecta de Chacao y hoy, de vuelta a los primeros planos, conduciendo la Comisión Electoral que enfrenta la compleja tarea de proveerle al socialcristianismo una dirección nacional que rescate a la organización y focalice los esfuerzos para optimizar su responsabilidad opositora. Estas son sus reflexiones para los lectores de ABC de la Semana. –

“La Comisión Electoral es autónoma y nadie tiene que interferir en nuestro trabajo”

“La Comisión Electoral es autónoma y nadie tiene que interferir
en nuestro trabajo”

_ ¿De dónde sale Adonis Dáger presidiendo la Comisión Electoral de Copei después de tanto tiempo apartada de la actividad partidista?

_ No, yo no estaba apartada.  Tal vez sí de la estructura, pero no del partido. Me llegaron con esa propuesta porque los jóvenes del partido –incluso varios que están fuera y exiliados- saben que nunca he servido a intereses subalternos en Copei. Soy una copeyana de 40 años de militancia. Nunca fui conflictiva ni tomé banderas contra nadie. Las posiciones que ocupé las luché y gané limpiamente, sin perjudicar a ningún compañero. Trabajé sin esguinces por todos los candidatos. No he zigzagueado ni me he apartado del partido. Muchos lo han hecho pero ahora están regresando. Creo que por ello surgió el planteamiento de que yo me pusiera al frente de la Comisión Electoral y lo hicieron ante el Consejo Federal, un organismo del partido que es algo parecido a una convención tal y como se la conocía antes, al cual acuden dirigentes de todo el país, gobernadores y alcaldes.

_ Quiere decir que hay al menos una figura en torno a la cual puede haber algún consenso en Copei…

Agradezco esta oportunidad de hablar pues vale la pena aclarar algunas cosas que la gente en la calle no se explica, no asimila. ¿Cómo es posible que Copei, siendo un partido que gobernó dos veces y casi gana la presidencia por tercera vez con el Dr. Eduardo Fernández como candidato, haya devenido en la situación que en estos momentos atraviesa?  El partido, lo digo sin tapujos, ha estado a punto de desaparecer. Esa es la verdad. Esto ha originado que mucha gente que realmente es socialcristiana, creen en nuestros principios y nuestra filosofía, se sienta muy dolida y disgustada. Es un sentimiento de dolor pues habiendo nuestro partido contribuido durante 50 años a construir una democracia verdadera en Venezuela, haya aterrizado en esta confrontación, en diatribas y desencuentro entre los compañeros.

_ Si el partido está tan disminuido como parece, ¿por qué pelean, ¿qué es lo que se disputan?

_ Si te digo la verdad, yo me hago la misma pregunta y uno no atina a saber qué es lo que pasa. Francamente, yo jamás me he parcializado por ningún grupo. Siento inmensamente el dolor que produce el que los socialcristianos, que pregonamos la paz, la concordia, la convivencia, la solidaridad, estemos en este momento como perros y gatos. Como copeyana, no me explico todavía por qué es la pelea. Aquí lo que hay es que hacer oposición al gobierno, no mantenernos en pugna entre nosotros. Me niego a aceptar que enfrentarnos sea una opción en estos momentos tan delicados para el país.

_ Pero el lío ha llegado hasta los tribunales…

_ Cierto, es lo que se ha llamado la judicialización del partido. Surge el pleito en los tribunales de justicia, específicamente en el TSJ. Y eso nunca debió pasar.

_ Pero, de nuevo, ¿qué se pelean?

_ Los cargos del partido y por eso la judicialización. Había una Dirección Nacional electa por la base, se produjo otra convención y los anteriores dijeron que era ilegal. El partido entró, entonces, en un pleito que ya lleva años andando. Eso es lo que se llama la judicialización del partido. Más o menos 6 o 7 años.

_ Eso es riesgoso porque todos sabemos cómo se maneja la justicia en este país…

_ Todos sabemos que, en el momento en que se detecten fisuras en un partido de oposición, se encargarán de meter leña a la candela para que vayan perdiendo fuerza y desaparezcan.  Eso es lo que incomprensiblemente no entienden los compañeros de partido que están en esta pelea. Están enfrentados como que si estuvieran jugando el territorio de Texas. Increíble estas controversias donde están mezclados tanto los líderes jóvenes como algunos pertenecientes al listado histórico del partido, quienes se han disgustado por irregularidades que han ocurrido, cuando el deber ser es que se respeten las normas y estatutos de la organización.

_ ¿Hay jóvenes que se estén acercando al partido con este panorama?

_ Aunque parezca sorprendente, hay muchos jóvenes que están llegando al partido. Algunos, hijos y nietos de copeyanos que han aprendido en sus casas lo que es la militancia demócrata cristiana y buscan sus raíces ideológicas y su historia. Quieren saber cómo era el Copei donde sus padres o sus abuelos fueron gobernadores, parlamentarios o su mamá alcalde. 

EL TSJ ¿SOLUCIÓN?

_ ¿Cree que hay algo que rescatar en Copei?

_ ¡Por supuesto! Mucho que rescatar. En todas partes te encuentras socialcristianos, pero no hayan su lugar en un Copei enfrentado, no quieren activar en un espacio dividido. No quieren prestarse a parcialidades.

_ ¿Cómo y para qué se integró la Comisión Electoral que preside?

_ Me postularon con la esperanza de que esta nueva junta, esta nueva comisión electoral, ponga orden en la elección. Pero hay que ir un poco hacia atrás. El TSJ, en busca de una solución para el partido –ojalá sea así, aunque a veces se dude- ordenó el proceso interno del partido por elección. Eso haría terminar el tema de los deditos y el quítate-tú-para-ponerme-yo. El 3 de agosto se produce, por sentencia, la orden de realizar el proceso interno de Copei para escoger sus autoridades legales.

_ ¿Y qué es lo que hay en estos momentos?

_ El TSJ nombró hace unos meses una junta ad hoc, por supuesto no electa por la base del partido, que está fungiendo como dirección nacional. El Presidente es Pedro Urrieta. Esa es la junta que rige ahora y está organizando al partido. Pero a la Comisión Electoral, de la cual soy presidenta, le toca dentro de unos meses conducir el proceso interno de Copei, la elección por la base.

_ ¿Tiene fecha?

_ Está fijada por el TSJ. Puso seis meses de plazo que empezaron a regir en agosto y termina en febrero. El CNE debe concretar la fecha.

_ ¿Hay consenso en ir a la elección pues se ha conocido que hay quienes no están de acuerdo con realizarla?

_ Hay bastante consenso. Hay algunos que se oponen, no a que vayamos a la elección, sino que prefieren posponerla. Ignoro la razón por la cual necesitan más tiempo. Pero el caso es que hay que ceñirse a lo que diga el TSJ. Hay otro asunto: después de las elecciones del 6D, creo que el único que quedó legal es el Psuv. Todos los demás partidos se tienen que legalizar y en torno a ello hay una discusión pues la sentencia, para Copei solo, fue emitida en agosto y posteriormente apareció otra exigencia para los partidos de legalizarse. De manera que no se nos impone legalizarnos como requisito previo a la elección. No colide una cosa con la otra. Tal vez por eso, que en el fondo es producto del mismo enfrentamiento entre grupos en Copei, es que algunos plantean que hay que legalizarse y luego realizar el proceso interno. Pero nada nos obliga a ello. Así que estamos consultando, tanto al TSJ como al CNE y esperando una pronta respuesta que creo será positiva para el proceso.

_ ¿En momentos en que está en juego la propia estabilidad democrática del país, no cree que resta mucho músculo a Copei como partido de oposición para cumplir con su deber?

_ Ni siquiera en la MUD estamos. Esa pelea originó que nos sacaran de la MUD. En un momento en que todos los partidos estamos mal, el país está mal, no hay perspectivas de un ejercicio democrático pleno, ¿qué sentido tienen las apetencias personales ante semejante cuadro? Lo que tenemos que hacer es trabajar hacia adentro para reconstruirnos. Repito que socialcristianos se consigue uno por todo el país.  El socialcristianismo no va a fenecer nunca, no va a desaparecer, pero tiene que existir gente proba que de testimonio de lo que cree y piensa y se dedique a reconstruir esa fuerza, a base de una militancia que contribuya a rescatar y sostener la democracia. Hay gente que me dice que la que queda soy yo y respondo que si me toca, apagaré la luz. Pero sé que no será necesario porque hay muchos quienes, como yo, están en el mismo espíritu. Y, cómo no, el día en que me muera haré que me entierren con una bandera verde encima porque seré copeyana hasta el último día. Y así como yo hay muchísimos. No queremos peleas, no queremos cargos, sólo nos mueve trabajar porque Copei siga siendo el partido que fue otrora y que contribuyó a mantener la democracia en este país como cuando, desde el Pacto de Puntofijo, sostuvo la democracia en sus inicios.

_ ¿Ha tenido oportunidad de auscultar qué piensan todos esos líderes históricos de Copei frente a esta elección?

_ La gente que verdaderamente es copeyana tiene dolor y disgusto, en ese orden. No hay razón para estar como estamos.

adonis

“Soy una copeyana de 40 años de militancia”

GOBIERNO AUTOCRÁTICO

_ Es una tragedia que líderes jóvenes estén reproduciendo vicios que criticaban en quienes los precedieron…

_ Ha tenido mucho que ver la perniciosa influencia del gobierno en la desorganización de los partidos políticos democráticos y la degeneración del discurso. Estaban con fallas, vicios y desgaste, pero no en la situación de enfrentamiento en que hoy se debaten. La actitud del gobierno ha contribuido mucho. Es autocrático, casi tirano. Introduce la hostilidad, la tirantez, el desorden. Los muchachos que hoy tienen 18 y 20 años, toda una generación, no ha visto sino un gobierno dedicado a desacreditar a los partidos y a la política, a enfrentar a los venezolanos. Ese es su referente. ¿Qué se puede esperar, entonces? Una juventud sin valores y sin el menor aprecio por la militancia política.

_ ¿Cómo se recupera eso?

_ Somos muchos y estamos en todo el país quienes queremos rescatar la política. En lo que a nosotros respecta, tenemos organizadas las comisiones electorales de cada estado.  Es la tarea que nos toca en la restauración del partido.

_ ¿Bajo qué cronograma y en función de cuáles objetivos trabajan?

_ Apenas tengamos respuesta del CNE pondremos en marcha un cronograma de trabajo. La Comisión Electoral es autónoma y nadie tiene que interferir en nuestro trabajo. El objetivo es conseguir un cuerpo de autoridades que trabaje con seriedad por el rescate del socialcristianismo y el adecentamiento de la política. Que regresen los que se han alejado y se comience un camino compartido hacia la vuelta a la democracia.

_ Para eso habría, antes que repartir cargos, montar un programa de formación que evite los desvíos y las inconsecuencias en que han caído los líderes…

_ Estamos conscientes y lo tenemos previsto. Tendremos talleres de formación una vez que el partido se estabilice. Es mucho lo que se ha pervertido en estos años en el país y eso hay que revertirlo.

_ Ustedes, que lucharon tanto contra la dictadura en tiempos de Pérez Jiménez, ¿qué sienten ahora?

_ Me duele decirlo, pero es la verdad: lo pasamos muy mal porque era un dictador, pero había comida, había medicinas, seguridad, trabajo. Aun así, quienes estábamos en la lucha, sentíamos la seguridad de que Pérez Jiménez se tenía que ir.

_ ¿Siente ahora esa seguridad?

_ El gobierno se tiene que ir porque ¿qué va a hacer con esta situación? Yo quisiera que me explicaran qué van a hacer el año que viene con la inflación en dos mil y pico. Sufrimos todos los venezolanos. Los únicos que están bien son los que están en el gobierno. El resto del país está nivelado en la penuria. La gente en la calle está indignada y no por aguantar estoicamente significa que será siempre así. Y, ahora, de paso, un corralito, como en Argentina cuando por esa causa salieron dos presidentes en dos meses. Muy difícil calarse esta situación. Aquí hay una inmensa bomba que la hará estallar un alfilercito. –

 

Artículos relacionados

Top