Sus números no acompañan y la afición le ha silbado
EL PEOR MOMENTO DE KEYLOR

Navas, bajo el «sìndrome Casillas» ; cada partido es un juicio sumarísimo.

RUBÉN JIMÉNEZ

No es ningún secreto ni ninguna noticia decir que Keylor Navas pasa por su peor momento desde que es portero del Real Madrid. Lo dicen los números, lo corroboran sus actuaciones y lo empeoran los silbidos de la afición. El partido ante el Betis dejó dos manchas en su historial y un paradón salvador en el último minuto de los que valen puntos pero se recuerdan mucho menos tiempo que las cantadas. Es el drama del portero, que ahora vive en sus carnes el tico.

keylor

Su salida a la desesperada que mereció la expulsión y su grosero error en el gol de Sanabria son dos muestras de que Keylor no es el que acostumbraba. Ante Las Palmas también dejó alguna acción similar que ya le costó la reprobación de la hinchada. El gol le impidió, otra vez, dejar la portería a cero, un dato que le coloca muy lejos de la élite de la Liga esta temporada.

En los 19 encuentros ligueros que ha disputado el costarricense, sólo ha dejado la portería a cero en cuatro ocasiones. El 21,05% de las veces. Un dato pobrísimo para el portero del Real Madrid. Su competencia directa, Kiko Casilla, ha logrado un expediente impoluto en tres de los siete duelos que ha jugado, el 42,86%, más del doble que Navas. Ter Stegen presenta 11 casilleros a cero en 25 duelos, Asenjo dejó su tarjeta de servicios en 11 partidos sin encajar de 24 partidos, Oblak se ha ido sin recoger el balón de su red en 9 de los 19 encuentros que ha jugado. Datos muy alejados del rendimiento que presenta Keylor esta temporada.

A sus datos se une, lo que es peor, la pérdida de confianza de parte de la afición. Aunque es cierto que Navas se marchó del Bernabéu ovacionado gracias a su paradón en el último segundo, los silbidos que escuchó desde su error cada vez que tocaba el balón son un síntoma. La hinchada está sensible con Keylor, la tomó con él como hizo ante Las Palmas… y tiene pinta de que puede ser una constante esta temporada si el meta vuelve a fallar. Cada partido en el Bernabéu puede ser un examen para él como lo fue en su día para Casillas o Diego López.

El portero sabe que no pasa un buen momento, pero cuenta con el cariño y el apoyo de la plantilla y del cuerpo técnico. Ramos dio la cara por él en zona mixta: “ha tenido mala suerte en esa jugada puntual pero luego ha hecho el paradón del siglo. Cuando Keylor vive momentos complicados como el de hoy me gusta estar ahí, es un gran profesional”. Pero fue el propio Navas el que hizo autocrítica: “Es feo, son circunstancias en las que uno no se quiere ver. Tenía que seguir adelante. Somos un equipo, siempre están conmigo. Sé que confían en mí, y eso me compromete a que estas cosas no vuelvan a pasar”, dijo.

El debate está servido, no tanto inmediato como para el futuro. El runrún constante sobre la portería del Real Madrid suena más que nunca.

Tomado de www.marca.com

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Deja un comentario

Top [GTranslate]