Entre hacer Oposición al régimen y…

manos

enchufe

 ser la Oposición del Régimen

LA GRAN CUESTA

La oposición política venezolana está pasando por un trance muy difícil. Los esfuerzos de coordinación que cristalizaron en las candidaturas unitarias en diferentes comicios, a partir de la conformación de la MUD, ya se observan mucho más trabajosos que antes. Se siente, sin duda, un decaimiento o un retroceso al respecto. Del viento de cola en la opinión pública, se ha pasado a un viento de frente, y las perspectivas, francamente hablando, no parecen auspiciosas. ¿Por qué ocurre todo esto?

Creo que hay una respuesta sencilla de expresar pero más compleja de comprender. Hay sectores de la oposición política que buscan un entendimiento con la hegemonía, y hay otros sectores que no. El entendimiento no necesariamente significa subordinación, pero sí significa concederle una legitimación, así sea precaria, al despotismo depredador de la hegemonía. Por ello, ojalá y se imponga una reflexión serena y comprometida que le abra caminos al conjunto de la oposición política venezolana.

Esa reflexión no ocurrió en el 2016, porque la gran oportunidad de impulsar un cambio efectivo, de manera constitucional y democrática, no se aprovechó. En algunos ámbitos no se quiso aprovechar. No gustó el mandato político de las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015, que no tenía que ver con agendas legislativas puntuales, sino con la superación de la hegemonía. Ahora se está pagando ese precio, y en verdad es uno muy costoso.

El sector que aspira al entendimiento con el poder establecido, vale decir a aceptar sus cambiantes reglas y a “validar” su caricatura democrática, le está haciendo un gran daño al conjunto de la oposición política. Se coloca a contravía de las aspiraciones de cambio de la mayoría del país, y colabora a crear malas expectativas sobre las posibilidades reales de ese cambio.

Muy pronto se sabrá cuáles partidos políticos han quedado “legitimados” en el tortuoso proceso inventado por el CNE. Entre éstos, se encontrarán los que son considerados aceptables por la hegemonía. Es de anteojito suponer que las decisiones correspondientes, mantendrán ocupados a diversos factores políticos en su propia supervivencia, y ello les quitará tiempo y energía para trabajar para que la tragedia que padece Venezuela pueda, finalmente, ser superada. Esa gran cuesta de la oposición política venezolana, tiene que ser vencida para que la nación pueda cambiar.

 
Fernando EgañaFernando Egaña

Artículos relacionados

Deja un comentario

Top [GTranslate]