Las sentencias 155 y 156 del TSJ fueron ordenadas por el Ejecutivo
LA FISCAL ORTEGA DÍAZ NO ACTÚA SOLA, CUENTA CON FUERTE APOYO A LO INTERIOR DEL CHAVISMO

RODÓ EN LA BARRA…!
BUENAVENTURA NORIEGA (BUENO)
abcbuenaventura@gmail.com

CANELITA Y FRIJOLES BAYOS CON TROPEZONES

El estado de salud del gobierno de Maduro sigue complicado. Las Sentencias 155 y 156 dictadas por el TSJ, tal como fueron solicitadas por sus familiares más cercanos, abrieron las compuertas al malestar de la comunidad democrática mundial. El régimen, acostumbrado a colocar parches porosos a las crisis, cree que el enfermo se recupera, pero se equivoca. La reunión del Consejo Nacional de Defensa, suerte de junta médica de emergencia, convocado para dejar sin efecto los aspectos más graves de la sentencia, no hicieron más que agravar al paciente, ya en estado pre-comatoso.

El ex magistrado Román Duque Corredor, señala con toda propiedad, que la Sala Constitucional no puede revisar su propia decisión, y el hecho mismo de que dicho CNF ordenara la rectificación, y el TSJ acatara su mandato, no hizo sino confirmar, a los ojos de la comunidad jurídica internacional, que no existe en Venezuela la separación de poderes que es base fundamental de toda democracia. De allí que 17 naciones, de 21 que votaron, hayan logrado activar, según su artículo 20, la Carta Democrática Interamericana. Otras 4 se abstuvieron.

Para que quede claro, ningún tribunal que haya dictado una sentencia puede él mismo enmendarla, revisarla, suprimirla o revocarla. “Eso es así – dijo Abundio Abundino Álvarez en el patio de bolas-, y como la decisión tomada por el máximo tribunal rompió el hilo constitucional en su intento por suplantar al legislativo y entregarle a Maduro sus facultades, lo que queda es forzar la renuncia de los magistrados, previa calificación del Poder Ciudadano, cuyo Consejo Moral actualmente preside el ominoso poeta Tarek William Saab.”.

Ese par de sentencias estaban cocinadas desde hace veinte días, precisamente desde cuando la OEA reinició su presión sobre los jerarcas rojos. Nicolás I sueña con pulverizar a la AN y mandar a su antojo, desconocimiento la voluntad del pueblo que el 6D, por votación popular, le entregó a sus opositores una mayoría calificada, 2/3 partes del parlamento. Triple A interrumpe la conversa para hacer un brindis con licor de canelita y comerse un plato de frijoles bayos con paticas de cochino que preparó Casildo Casimiro Cáceres, porque Serapio Rea se negó dizque a rebajarse, preparando ese condumio popular. “Lo siento por ustedes, pero yo estoy preparado para una cocina superior”, señaló con orgullo herido mi carnal arrinconado por la crisis económica. “A decir verdad, últimamente lo veo mal y ayer nada más me vino con un cuento chino. Me habló del ingeniero Zheng Jiajia quien acaba de construir a una robot, es decir, una robotina, que bautizó como Yingying, a la que hizo su novia y esposa en un acto con banquete al que asistieron familiares y amigos. Incluso, la novia lució sobre el rostro el milenario velo rojo que se utiliza en China. A Serapio le preocupa que la máquina no camina, pero sí habla mediante una conexión de un ordenador de textos y archivos de audios almacenado”, todo esto me lo digo yo, Buenaventura Noriega, mentalmente. No quiero que los demás se enteren. El asunto es que Serapio ha visto la oportunidad de sustituir a su mujer, a la cuaima de Petronila, por otra robotina. Una que pudiera comprarle al mismo Zheng cuando mejore su situación. “Te imaginas, Buenaventura, tener a una mujer al lado que no proteste, que no objete tus salidas al club de bolas o que no te cele a cada instante. Que la robotina no puede hacer aquello…tu sabes qué, viejo amigo, eso no me preocupa…aunque con el avance de la ciencia nunca se sabe. Pero a fin de cuenta, lo que quiero es vivir tranquilo en lo que me queda de vida”, concluyó con un visible tic nervioso que nunca antes había notado.

Preocupa lo de Serapio, aunque mucho más me preocupa lo que ocurre en el país. Golpe de Estado orquestado por Miraflores, un TSJ actuando fuera de la Ley, represión más y más fuerte y detenciones al por mayor. Menos mal que Doña Luisa, la Fiscal, les salió al frente, sí señor.

protesta

ESTAMOS EN DICTADURA – Nada ha cambiado en el país. Ni con la burrada del TSJ el gobierno de Maduro rectifica o hace algo por mejorar la suerte de los venezolanos. Nicolás I equivocó de camino y sigue a paso acelerado hacia donde no se regresa. Las agresiones a parlamentarios, periodistas, mujeres, jóvenes, evidencian que estamos en dictadura.

NOTI RÁPIDAS

TODOS LO SABIAN. La sentencia del TSJ fue insinuada días antes por Diosdado en su programa “Con el mazo dando”. Algo va a pasar en la AN, dijo. Maduro venía cantando la desaparición de la AN. Y Cilia fue de los primeros en apoyar la decisión. Un desdibujado Aristóbulo aclaraba, como si fuésemos pendejos que, el TSJ solo quería defender la soberanía. Y la inefable Delcy Rodríguez preparaba un acto de apoyo a las sentencias.

NADA ES CASUAL. Poco a poco Luisa Ortega Díaz se alejó de Maduro. Sabe bien que las arbitrariedades del régimen puedan acarrearle responsabilidades imprescriptibles. No ha sucumbido a las presiones para imputarle a dirigentes opositores el cargo de traición a la patria. Se cuida.

CULILLO EN EL TSJ. Ningún magistrado se atrevió a firmar como ponente en el acto que produjo las sentencias 155 y 156. Todos tuvieron que firmar juntos, prueba de que el ponente estaba en Miraflores. Tampoco el presidente del TJS, el inquieto Maikel, se atrevió a anunciar las dos sentencias. Se limitaron a colgarla en la página web. De todas maneras, se rayaron y las pagarán por igual.

PARAMILITARES. Los colectivos son paramilitares al servicio de Maduro. Ese nombre de colectivos hay que quitárselo. La herida de piedra que le causaron al diputado Juan Requesens ameritó 56 puntos de sutura. A su colega, el gordo José Brito, le fracturaron una costilla.

FIESTA MACABRA. El cadáver del pran Wilmito fue trasladado a Ciudad Bolívar y los reos de Vista Hermosa se despidieron de su jefe con una salva prolongada de disparos desde la azotea del recinto carcelario. Fue una burla a lo que sostiene la ministro Iris Varela de que, en las penitenciarías no hay armas de fuego. La fiesta de despedida de Wilmito fue con la orquesta Dimensión Latina, para que no quedaran dudas.

EPA ENZO. En Carabobo fue notorio el apoyo de Enzo Scarano para la validación de UNT, y antes de Proyecto Venezuela. Busca apoyo para su alicaída candidatura, pensando que habrá elecciones y le suspenderán la inhabilitaciòn. Dos supuestos y dos partidos. Garcilaso García me dijo que debió mantenerse en PJ pese a que Borges, Guanipa y Amengual no lo quieren. Y pensar que se ufanaba de su amistad con Capriles, y del retrato de Chávez que siempre exhibió en su despacho. Ahora se le arrimó a Manuel Rosales con quien le tocará pedir que saquemos el “Carnet de la Patria” y busquemos nuestra bolsita del CLAP.

EL REGIMEN OPTÓ POR BAJARLE DOS. Luego de que Luisa Ortega Diaz bajó sonriente del podio desde donde estremeció al país, se desataron las pasiones. Llamadas amenazantes, actos de provocación de los paramilitares de Maduro, solicitudes de renuncia. La Fiscal se mantuvo firme. Había actuado con apego a la Constitución y las leyes, y nadie la sacaba de allí. Ocho mil fiscales se unieron para firmar un documento de apoyo a su jefa.

NO TODOS SON BORREGOS. La hegemonía en el TSJ se desmorona. El ejemplo lo tenemos en los magistrados Marisela Godoy Estaba y Danilo Mojica. Ambos se abstuvieron en la votación para enjuiciar a Wilmer Caro. Tampoco asistieron a la memoria y cuenta de Maduro por considerar que era un acto inconstitucional. También se negaron a firmar un documento del TSJ en respaldo a Diosdado Cabello, luego de acusaciones en su contra por narcotráfico.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Top [GTranslate]