SOBRE SI MADURO RECULÓ…

…O LO ENCUCARON[1]

¡GOL!

Casi todos los regímenes autoritarios tienen un final patético como el que se avizora en Venezuela. Los tiranos son dejados solos por sus más estrechos colaboradores que no pocas veces terminan siendo sus verdugos. ¿“Tú también Brutus hijo mío…?” termino mascullando Julio Cesar mientras un grupo de sus senadores le apuñalaba. Hitler en su bunker daba orden a generales que ya se habían rendido; Napoleón deliraba en Santa Helena y se hacía servir como Emperador: Ceacescu, dictador rumano, ordenaba a su escolta que lo mantenía prisionero ponerse de pie cuando le hablaba..

El episodio de vodevil, o de teatro del absurdo protagonizado por Maduro para recular luego de la alebrestada de la Fiscal y del cerco internacional que se le venía encima, si no fuera trágico sería cómico. Cantinflas, los tres chiflados y Chaplin (todos comediantes serios) se disputarían el libreto para inmortalizarlo en el celuloide.

Pero hablando en serio, esta es la primera vez que una grieta en el chavismo pone en entredicho la estabilidad del gobierno. Hasta ahora, las diferencias habían sido por el reparto del botín. Esta vez se puso al desnudo la debilidad que se da en todo gobierno cuando tiene el sol en la espalda y ya no mete miedo ni a sus más cercanos partidarios.

A Maduro lo sorprendió la posición de la Fiscal, aplaudida de pie por todos sus altos empleados. No logró en dos días que el Alto Mando Militar diera una rueda de prensa en uniforme de campaña, como se lo pidió al ministro, en apoyo al bodrio de sentencia del TSJ que consagraba la disolución de la AN.

Internacionalmente también quedo aislado en pocas horas. Solo el líder de los cocaleros de Bolivia y el chulo de Monedero osaron apoyarlo. Raúl Castro, Ortega y Correa ofrecieron un elocuente silencio. Gobiernos de todo signo llamaron a sus embajadores. Fue una crisis mayor con todas sus letras y sin atenuantes.

He escuchado el peregrino argumento de que todo fue un show montado por la Fiscal. Es impresionante como el síndrome de Estocolmo logra que algunos compatriotas sigan siendo rehenes mentales del régimen. Son incapaces de reconocer como positiva una situación como la creada. Siguen diciendo que el gobierno se las sabe todas; que siempre nos engañan; que todo es una trampa.

Recordé un cuento convertido en cortometraje que relataba la historia de un pequeño grupo comunista en el conservador norte de Italia que había pasado años enfrentándose y denunciando al alcalde. Su prédica dio frutos y al final logran derrotarlo en las elecciones. Sin embargo, la noche antes de tomar posesión de la alcaldía resuelven no hacerlo argumentando que todo era una trampa de la burguesía y el imperialismo para que fracasaran y así se desprestigiaran. Pues sí, hay gente a la que no le gusta ganar y ven pelos en la sopa cuando está más sabrosa.

Obviamente no podemos dejar que el gobierno venda su chapuza como una proeza. Por supuesto que no vamos a elevar a Luisa Ortega a los altares de la democracia y a convertirla en la Juana de Arco de la Nación, pero saludar lo que hizo y cobrarle al gobierno el golpe que le propino es un deber. Habrá que pedirle ahora que enjuicie a los golpistas del TSJ y habrá que continuar en la calle por la liberación de los presos; el respeto a la AN; la convocatoria de las elecciones vencidas y la apertura del canal humanitario. Todo eso es necesario y urgente.

La partida sigue… falta menos para el minuto 90 y eso lo sabe Maduro… ¡y su gente también!

[1]*LO ENCUCARON: Le recogieron las nueces

 
Julio Castillo SagarzazuJulio Castillo Sagarzazu

Artículos relacionados

Deja un comentario

Top [GTranslate]