EL FINAL DEL CONDUCATOR

El sustantivo conducator deriva del verbo rumano “a conduce” que a su vez proviene del latín ducere (liderar).  El título fue utilizado por el dictador rumano Nicolás Ceausescu. Este personaje convocó el 22 de diciembre de 1989 a una manifestación enfrente del Comité Central del Partido Comunista en Bucarest, para demostrarle al mundo que la ciudadanía seguía apoyándolo como líder indiscutible de Rumanía, y al mismo tiempo para tratar de contrarrestar el debilitamiento de su imagen entre los rumanos.

Su sorpresa fue mayúscula al ver que, mientras daba su discurso, la gente lo abucheaba. La primera combatiente de la revolución rumana, Elena, le susurraba al oído que le ofreciera al pueblo más bolsas de comida de las que ya percibían. Nicolás, con el agua al cuello, también le prometió al pueblo: “esta mañana hemos decidido que, durante el próximo año, aumentaremos el salario mínimo y  mejoraremos las pensiones”.  Cuatro días después,  Rumanía cerró una larga etapa en la que su población había sido oprimida, explotada, masacrada y ahogada de hambre por la dictadura más feroz que conoció Europa, probablemente a la par de la de Stalin.

Un día antes de su discurso final, el conducator había expresado: “parece cada vez más claro que hay una acción conjunta de círculos que quieren destruir la integridad de Rumania y detener la construcción del socialismo, para poner de nuevo a nuestro pueblo bajo la dominación extranjera. Tenemos que defender con todas nuestras fuerzas la integridad e independencia del país”. Se escucharon unos tímidos aplausos de los asistentes. Estos habían sido traídos desde las fábricas y organismos públicos, a punta de pistola, para escuchar proclamas como “mejor morir en la batalla, lleno de gloria, que ser una vez más esclavos en nuestra propia tierra” o “debemos luchar, para vivir libres”.

Durante el discurso, las imágenes del dictador y su esposa tratando de calmar a los asistentes resultaban caricaturescas, sobre todo después de los irrisorios anuncios. La reacción de su “amado” pueblo fue tal que su guardia personal le recomendó que se ocultara en el interior del edificio, al tiempo que la señal de televisión era sustituida por anuncios ensalzando las bondades del socialismo. La población ya se había percatado que algo extraño estaba sucediendo en Bucarest y no dudó en lanzarse a las calles de las principales ciudades para gritar “¡abajo la revolución!” y “¡abajo el gobierno!”. Nicolás  tenía la convicción que la represión que había ordenado terminaría por apaciguar los ánimos.

Cuando se convenció que la situación se le había ido de las manos, ordenó al piloto de casa militar  que consiguiera dos helicópteros con personal de seguridad para escapar. Al momento de dar las órdenes, Ceaucescu escuchó en el auricular la respuesta del oficial, que sonó casi como una sentencia de muerte: “Señor Presidente, hay una revolución aquí afuera. Usted está solo. ¡Buena suerte!”.

 
Noel ÁlvarezNoel Álvarez

Artículos relacionados

*

Top [GTranslate]