EL NUEVO PRESIDENTE DE FRANCIA Y SU CURIOSA HISTORIA DE AMOR

Desde que Emmanuel Macron se alzara como el presidente de Francia tras derrotar a Le Pen, las miradas se han dirigido también a su mujer, Brigitte, 25 años mayor que él, cuya relación tiene una impresionante historia de amor detrás.

Bea Téllez de Meneses

Él es hijo de médicos, mientras que Brigitte pertenece a una familia acaudalada de la región, propietaria de una fábrica de chocolates y los populares macarrones; y es abuela de siete nietos. La pareja se lleva 25 años, él tiene 39 años y ella 63, algo que ha gustado mucho sobre todo al género femenino, al ser poco habitual, -y más en la política-, donde estamos acostumbrados a ver que las parejas de muchos presidentes suelen ser más jóvenes que ellos. Además, tienen una increíble historia de amor que ha sorprendido y cautivado a muchos en la que el amor triunfó a pesar de los obstáculos.

Es la historia de amor entre un alumno y su profesora

Se conocieron en el liceo La Providence de la localidad natal de ambos, Amiens, cuando él tenía 17 años y Brigitte Trogneux, 40. La profesora escuchó hablar por primera vez de él por boca de su hija Laurence, compañera de pupitre de Emannuel, del que decía sorprendida que era un chico que “sabia todo sobre todo”.

Brigitte era reconocida no solo por su glamour sino por ser una excelente profesora que preparaba clases provocativas y cautivantes. Su historia de amor se inició entre las cuatro paredes de una clase.Él se quedó prendado de la inteligencia y belleza de su profesora de 40 años y se apuntó al taller que ella impartía. 

Emmanuel le propuso que redactaran un libreto para una obra de teatro, lo que les llevó a pasar todos los viernes juntos en casa de ella. “Hablábamos de todo. La obra era solo una excusa. Sentía que siempre nos habíamos conocido”. Por su parte a Brigitte le impresionó el portento e inteligencia que tenía Emmanuel: “Me sentía trabajando con Mozart”. Por su parte, el marido de Brigitte nunca sospechó que esta relación fuera más allá de la de un profesor y alumno ya que estaba acostumbrado a ver desfilar estudiantes por su casa con regalos para su esposa. 

Sin embargo, la aparición de Macron le hizo poner su vida patas arriba ya que ella estaba casada con un banquero, André Louis Auzière, y tenía tres hijos, Sébastien- que es ingeniero y controla las redes sociales-, Laurence -cardióloga- y Tiphanie, -anima un comité de apoyo en Pas-de Calais-. “El amor se lo llevó todo a su paso y me llevó al divorcio. Imposible resistirse. Mis padres, ya mayores, no se lo tomaron muy bien, pero para mí no era un problema la diferencia de edad. Lo más importante eran mis hijos, que lo aceptaron sin problema. El resto es escoria”, ha declarado la primera dama.

Los padres de Macron le separaron de ella

La relación entre ambos fue creciendo y se convirtió en la comidilla de Amiens. Su historia llegó a  los oídos de los padres de Emmanuel.Aunque no quisieron acusarla ante las autoridades por corrupción de menores sí fueron a visitarla con una clara advertencia: “Manténgase lejos de mi hijo al menos hasta que cumpla 18 años”. Ella, en medio del llanto les contestó que no sabía si podría cumplir con eso. La madre le replicó: “Usted no entiende, ya hizo su vida. Si el se queda con usted él nunca va a tener hijos”, relató al ‘Mail Online’ Benoit Delespierre, un periodista de Amiens cercano a la familia de Brigitte.

Entonces los padres de Emmanuel decidieron alejarle de ella y llevárselo a París para que cursara el último curso de secundaria. Brigitte le convenció para que aceptara y le sugirió que estudiara en el prestigioso liceo Henri IV, escuela de los premios Nobel de Literatura Jean-Paul Sartre y Patrick Modiano, del escritor español Jorge Semprún o el arzobispo de París, el cardenal André Armand Vingt-Trois, entre otros.

Emmanuel se declaró en una carta: ‘Haga lo que haga, me casaré usted’

“No rompimos la conexión. Al contrario, se volvió muy pasional. Y a los 17 años Emmanuel se declaró en una carta: ‘Haga lo que haga, me casaré usted’, dijo”, según declaró su esposa a los medios. Macron cumplió su palabra y regresó a por su amada tras finalizar una excelente carrera académica en la Escuela Normal Superior, tener el diploma de filosofía, estudiar en el Instituto de Estudios Políticos de París y Escuela Nacional de Administración. Además viajó a Nigeria para un intercambio .

Tras varios años de relación, la pareja se casó en el año 2007 en el Westminster Hotel,fue una ceremonia sencilla. Él ya tenía 29 años y era banquero de Rotschild, y ella, 54 años. Al enlace, celebrado en el municipio atlántico de Touquet, asistió, entre otros, el ex primer ministro Michel Rocard. La boda supuso la consolidación del amor de una pareja “cómplice y atípica”, según describen los medios franceses.

Las familias de ambos acabaron aceptando su relación y apoyándoles. El día de su boda, él pronunció un discurso de agradecimiento a su familia yhabló de un amor “para nada común entre una pareja fuera de lo normal pero una que existe al fin y al cabo. Un amor que al principio fue clandestino, furtivo e incomprendido por muchos pero hoy es una conversación que se mantiene y ha pasado la prueba del tiempo”.

El nuevo presidente de Francia tiene a sus espaldas además diez años de piano en el conservatorio y entre sus aficiones están el fútbol y el kickboxing francés. Trabajó en el banco de inversión Rothschild & Cie, y en 2011 apoyó la candidatura de François Hollande a las primarias en el Partido Socialista. Cuando su mentor político llegó al Palacio del Elíseo tras derrotar al conservador Nicolas Sarkozy en 2012, Macron entró en su gabinete y en 2014 fue nombrado ministro de Economía. Ella abandonó entonces su trabajo.

“Él no hace nada sin pedirle consejo a Brigitte”

Desde entonces, Brigitte, además de su gran amor, ha sido su gran apoyo profesional. Forma parte de su equipo de colaboradores, le lleva la agenda, le revisa los discursos. Según confiesa un íntimo de la pareja, “él no hace nada sin pedirle a ella consejo, ya sea sobre el fichaje de alguien, sobre la elección de un traje o un corte de pelo”.

La primera dama ha descrito con estas bonitas palabras de admiración a su marido: “Es un caballero, un personaje de otro planeta que mezcla una inteligencia inusual y una humanidad excepcional. Todo en su cabeza está donde debe. Es un filósofo, un actor convertido en banquero, un político, un escritor que aún no ha publicado nada. Y yo guardo sus manuscritos”.

Tomado de vozpopuli.com

 
Etiquetas , ,

Artículos relacionados

*

Top [GTranslate]