El ABC de CARLOS BLANCO / Economista y analista político

“La salida de Maduro, si es por convenimiento, disminuirá las posibilidades  de violencia”

Para el economista y analista político Carlos Blanco, el autoritarismo del gobierno devino en dictadura. “En este punto es tiranía desatada”

—¿En qué falló la democracia?

—En no avanzar audazmente en la reforma del Estado y muy especialmente en la reforma de los partidos políticos.

—Si lo dice usted, que dirigió la Comisión Presidencial para la Reforma del Estado (Copre) entre los años ochenta y noventa…

—Erramos al no recabar el apoyo indispensable para el programa económico de apertura que el presidente Carlos Andrés Pérez intentó. El presidente y, en general, quienes lo acompañamos en su equipo, sobreestimamos su capital político y pensamos, equivocadamente, que las virtudes del programa de modernización económica se impondrían por sí solas.

—¿El mayor acierto?

—Haber abierto la ruta del cambio económico, político e institucional. La descentralización como joya del proceso de cambio que hubo. La reforma del Estado sigue siendo la tarea pendiente de Venezuela.

Más recientemente se habla de ruido de sables, aunque yo prefiero llamarlo el sonido que produce el reclamo de la conciencia

—¿La peor destrucción económica del chavismo?

—Haber sembrado o amplificado en muchos ciudadanos que ya tenían el concepto, según el cual la mano extendida hacia el Estado es una manera de vivir y progresar.

—¿Un logro?

—Nada. Todo ha sido destrucción. El residuo involuntario de esta hecatombe es que tal vez los venezolanos se hayan curado, ¿para siempre?, de la disociación entre la vida, la calidad de vida y el trabajo.

—¿Volverá el prestigio de Pdvsa?

—No veo posible recuperar a Pdvsa.  Ha sido destruida hasta sus raíces. Pienso que podrá ser una empresa más, al lado de otras mixtas o privadas. Con reglas claras, el campo energético debe abrirse al capital privado nacional e internacional.

—¿Una autocrítica como oposición?

—Tardía comprensión del carácter dictatorial del régimen. Por esta razón muchos trataron al chavismo como una democracia imperfecta, lo que contribuyó a su consolidación por tantos años. Ahora todos reconocen que lo que afirmaban los líderes de La Salida en 2014 era correcto.

—¿Por qué el soberano tardó tanto en asimilar el fracaso del socialismo del siglo XXI?

—Porque sus dirigentes no lo entendieron sino hasta muy tarde.

—Ante aquel programa de TV que a principios de este siglo compartía con Aristóbulo Istúriz (Blanco y Negro), ¿pensó que su contraparte excedería el color de su comportamiento político?

—Aristóbulo y yo fuimos amigos. Nunca me imaginé verlo en la posición que ha tomado en los años posteriores porque siempre fue un hombre muy crítico dentro del chavismo. Recordemos que fue en nuestro programa cuando le dijo a Chávez que se había fumado una lumpia.

—¿Los obstáculos de una posible transición?

—Una provisión masiva de alimentos, medicina y seguridad pública. Es necesaria una operación internacional de alta envergadura para llevar alimentos y medicinas en los primeros días de la transición.

—¿Procede negociar con el chavismo disidente?

—Sí. La salida de Maduro y su régimen si es negociada, disminuye las posibilidades de violencia.

—¿Está despejado el camino para la aplicación del 350?

—Sí. Entre los artículos 350 y 333 de la Constitución hay un doble mandato para restituir su vigencia: al pueblo en su conjunto y a cada ciudadano en particular.

—¿Está blindado Maduro por la Fuerza Armada?

—De ninguna manera. La cuestión en un cuerpo como ese es que las peticiones de baja, el aceptar “irse a la casa” y bajar la cabeza mientras la ola pasa, han mostrado no ser maneras efectivas de defender la institucionalidad por parte de los profesionales militares. Más recientemente se habla de ruido de sables, aunque yo prefiero llamarlo el sonido que produce el reclamo de la conciencia.         

—¿Y los cambios en la FANB?

—En el Alto Mando que sale hubo desacuerdo mayoritario con el invento de la asamblea constituyente, por eso el cambio; sin embargo, el apoyo de los nuevos no está garantizado porque experimentan la situación descrita anteriormente y porque nadie en la FAN se la juega hoy por un régimen que está de salida.

—¿Qué le falta al régimen para pasar de dictadura a tiranía?

— La verdad es que este es un autoritarismo que devino en dictadura y, en punto a crueldad, es tiranía desatada.

—¿Habrá huida de los violadores de derechos humanos y corruptos de la dictadura, o La Haya?   

—Depende de la forma de la transición. Si es negociada, algunos se irán o huirán, y la justicia hará su trabajo con prudencia para disminuir las posibilidades de que los integrantes del viejo poder dañen la naciente democracia. Si no es negociada, me temo que la exigencia del país será de justicia inmediata, expedita.

—¿El presidente más reivindicado?

—Rómulo Betancourt.

—¿Avanzará la constituyente de Maduro?

—No creo.

—¿Cómo frenarla?

—Tengo la impresión de que la lucha ciudadana la impedirá antes del 30 de julio.

—Maduro promete cárcel a quienes “saboteen” su treta…

—Maduro ofrece cárcel para todo. No es de extrañar esta nueva “oferta”.

—¿Qué pasaría en Venezuela si cayese la dictadura?

—En aspectos de mayor emergencia (alimentos y medicinas) la recuperación sería muy rápida. En pocos meses se equilibraría la macroeconomía: políticas fiscales, monetaria, cambiaria y comercial. Tomará más tiempo la reconstrucción de las instituciones públicas y privadas arruinadas, el Estado de Derecho, la seguridad pública, el sistema judicial, la prevalencia de la propiedad privada. Y más tiempo tomará el cambio cultural necesario para vacunar a la sociedad de aventuras monstruosas como la que ha representado el chavismo.

 

 

 

Tomado de @el-nacional

 
Jolguer Rodríguez CostaNo photo

Artículos relacionados

*

Top