¿DICTADURA O DEMOCRACIA?

Cuando escribo estas líneas, quizá no serán muchos los que ya se hayan leído el tercer informe del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, sobre Venezuela.  60 paginas de actualización sobre como día a día se ha ido deteriorando -aún más- la situación económica y social; como se ha acrecentado la persecución y el encarcelamiento político; y como las víctimas de la dictadura han sido asesinadas, torturadas y maltratadas por los organismos de seguridad, bajo el mandato expreso de Maduro y sus gánsteres los últimos meses.

Si usted tiene alguna duda de cómo llamar al régimen de Maduro, solo basta con tomarse hora y media, y leer el informe.  Lo incomprensible es, que haya aún gobiernos o funcionarios de gobiernos que no se atrevan a llamarlo Dictadura.  Es increíble como esta palabra les da alergia a quienes de algún modo todavía se cuidan de hacerlo, porque sus intereses económicos no se lo permiten,  porque creen que podrían convivir con este tirano si es que permanece en el poder a toda costa, y Venezuela todavía tiene muchas riquezas naturales que exprimir, antes de que se seque sola.  Si no, que lo digan los chinos y árabes  metidos en las minas, y por eso se entiende la posición blandengue del gobierno ruso y la complicidad de china, y que decir de los iraníes, que algún dia se sabrá en que andaban por el sur de Venezuela.

En la definición más básica que puede uno encontrar en los diccionarios, Dictadura es el “régimen político en el que una sola persona gobierna con poder total, sin someterse a ningún tipo de limitaciones y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad”.  En las dictaduras,  no hay leyes constitucionales y si las hay, no se cumplen, ya que son modificadas a conveniencia del dictador.  En las dictaduras, no existe la separación de poderes, o si hay vestigio de alguna disidencia en ellos, son aplastados por el Dictador. 

En las dictaduras, la fuerza armada tiene la capacidad de detener a ciudadanos, allanar sus viviendas, perseguir a los oponentes y convertirse en la herramienta implacable del Dictador para hacer cumplir sus deseos. En las dictaduras, los medios de comunicación son supervisados y controlados, cerrados si no obedecen, perseguidos sus dueños y periodistas con editoriales en contra, y lo que más las identifica, son  las violaciones de Derechos Humanos que se cometen diariamente, porque para mantenerse en el poder, inventan enemigos o guerras internas o externas, para justificar dichas violaciones de derechos fundamentales contra sus coterráneos, para encarcelarlos, para torturarlos e incluso para asesinarlos.

La dictadura ejerce el control a través del miedo, cuyos métodos varían entre las amenazas de detenciones y encarcelamientos, desapariciones forzosas en las que desaparecen a las victimas por periodos de tiempo determinado y luego aparecen vilmente torturados, amenazas e intimidación en sus puestos de  trabajo, si no acatan los dictámenes del régimen, amenazas contra las familias, control en social a través de la distribución de alimentos, control social de intimidación para la obtención de votos en las elecciones simuladas que usualmente suelen hacer para hacer ver que “se miden”, manipulando al electorado, entre otras cosas que la caracterizan.

La actitud y posición de algunos países del CARICOM es muy predecible, ya que le deben las regalías del petróleo barato al régimen, a cambio de sus votos en la organización regional.   De Nicaragua, Cuba, Bolivia, El Salvador y Ecuador no se puede esperar mucho, porque ellos han sido el coro de Tenores de la Opereta montada por Hugo Chávez y que ahora dirige el tirano de Miraflores.

La semana pasada, así como vimos declaraciones firmes como la de los Ex Presidentes que conforman el grupo IDEA, que nunca han tenido alergia de llamar al régimen de Maduro por su nombre, también tuvimos las declaraciones de los presidentes de Mercosur, en la nota enviada al régimen venezolano donde expresaron en palabras textuales:  : “La democracia no está vigente plenamente en Venezuela” advirtiendo que si en breve no recibían respuesta de Venezuela, el país podría ser suspendido como miembro.  

Increíble que después de 100 muertos, más de 4500 detenidos, Centenas de personas torturadas, 16 mil heridos, decenas de urbanizaciones y viviendas allanadas y destruidas, más de 450 personas juzgadas en Tribunales Militares, cuerpos de civiles armados  por el gobierno asesinando, hiriendo, amedrentando e intimidando a la población, diputados asaltados, encarcelados y heridos, universidades allanadas, médicos y clínicas sometidos al terrorismo psicológico e intimidación por atender heridos, periodistas encarcelados, heridos y medios y corresponsables extranjeros expulsados del país, entre otros, todavía haya Presidentes y Gobiernos, sobre todo del Continente Latinoamericano, guabineando si llamar a Maduro Dictador, o darle un tiempito más para ver si “reflexiona”.

¿Hasta cuando van a seguir dándole largas a tratar al régimen que hoy para desgracia del pueblo venezolano está en el poder, usando el poderío armamentista y al TSJ inconstitucional, con guantes de seda?   ¿Cuál parte de la Carta Democrática Interamericana es la que no se han leído, que define “Democracia”?  Mientras nuestros países “hermanos” y sus gobiernos, no asuman su responsabilidad histórica – la que nos deben, si, la que le deben al pueblo de Venezuela, que tanto defendió a sus pueblos cuando estaban bajo el yugo de algún dictador, la que les abrió los brazos a quienes huían del terror y la persecución de esos regímenes –  el dictador Maduro seguirá sintiéndose cómodo y aun teniendo el rechazo del 90% de la población, creerá que todavía puede definir los destinos de nuestro país.  Peor aún, si Maduro y sus gánster llegan al 30 de Julio y montan su “Constituyente”, Venezuela quedará en manos de quien encabece dicho órgano, y las apuestas fluyen entre los carteles de los Flores, Cabello y El Aissami.  Que Dios se apiade de Venezuela, y que la Comunidad Internacional no diga después que la “Democracia dejo de estar vigente en Venezuela”… porque hace rato que Almagro se los dijo.

 

 

 

*Editado

 
Tamara Sujú RoaTamara Sujú Roa

Artículos relacionados

Top