VENEZUELA SE LLEVA DENTRO

En cada uno de los casi 700.000 venezolanos que se expresaron en más de 100 países de todo el mundo en la consulta del 16 de julio hay una historia.

Son historias, la mayoría, de voluntad de superación, de creatividad, de aprendizaje de vida. También de preocupación por la familia y los amigos. También de desarraigo y de añoranza. Lo que las unifica, en todo caso, es su venezolanidad, expresada en compromiso activo por su país.

La escena repetida en los centros de votación de las más de 600 ciudades en las que los venezolanos manifestaron su adhesión a la democracia y a un modelo de libertades fue la de un gran encuentro, de una congregación entusiasta para afirmar la cercanía afectiva y efectiva con Venezuela y para reconocerse en la alegría y la amistad, en la bandera o la pancarta, el canto, el grito y el abrazo.

Allí estaban muchos de los que se han ido a lo largo de estos años, huyendo algunos de la persecución, otros de la inseguridad, buscando todos las oportunidades de crecimiento y desarrollo que el país comenzaba a negarles, atreviéndose a la aventura de un nuevo comienzo, con más o menos recursos, todos con la esperanza de una vida más segura y prometedora para sus familias. Convocados básicamente a través de las redes sociales, estaban allí para expresar su venezolanidad, su pertenencia y su disposición a participar en lo que con toda razón identifican como una tarea de rescate y de reconstrucción.

La experiencia vivida por cada uno, la que se asoma en cada historia, habla de esfuerzo, de ajustes, de dificultades, pero también de capacidad y de voluntad. La experiencia del exilio o de la emigración ha sido el detonante para sacar lo mejor de cada uno, para abrirse caminos, con más comodidad unos que otros, poniendo en valor su preparación y su talento o adecuándose a las circunstancias y empezando de casi cero. La formación que llevaron de Venezuela ha sido un capital. Los países que han recibido la inmigración venezolana lo han apreciado así. De hecho, entre las poblaciones hispanas en Estados Unidos, el porcentaje más alto con título universitario es el de venezolanos, más de 50% de ellos.

Al verlos en las filas de la votación, orgullosos de estar allí, de ser parte de un gran gesto nacional, de expresarse y de manifestar su voluntad, uno no puede pensar sino que nunca se fueron. De hecho, siguen pendientes del país, llevan Venezuela dentro, sienten no solo que no han dejado de ser parte de él sino, muy especialmente, que están comprometidos con su presente y su futuro.

Las crónicas de ese día lo revelan. Más de una destaca la admiración de los ciudadanos de los países en los que se daba el acto de votación por la determinación, el compromiso y la capacidad de organización de los venezolanos congregados en un acto de reafirmación de las libertades. Leonardo Padrón se atreve a decir: “Quizás no ha habido un día en nuestra historia así. Nunca como ese domingo hubo tanta bandera venezolana en las calles del mundo. Nunca una diáspora pronunció su dolor y su entusiasmo de forma tan unánime y multitudinaria”.

La presencia venezolana en las calles del mundo el pasado 16 de julio se convirtió en el mensaje de un pueblo decidido a vivir con dignidad. Ese es el aporte que ya están dado tantos compatriotas de la diáspora: mostrar al mundo la gravedad del caso venezolano, estimular el pronunciamiento internacional, concitar la solidaridad, organizarse, actuar, promover acciones de ayuda efectiva para la población. Vendrá el momento para materializar la esperanza del regreso o la decisión de volver. La experiencia adquirida en este tiempo será un nuevo capital para quienes han probado su capacidad para enfrentar dificultades, soñar y construir.

Si algo quedó demostrado el 16 de julio es la alta conexión con su país de los venezolanos repartidos por el mundo. Han encontrado la manera de expresarla y seguirán haciéndolo. Tiene razón Leonardo Padrón, otra vez, cuando convoca a hacer de este entusiasmo algo permanente y cuando expresa que “ese domingo no puede, no debe, ser en vano”.

 

Artículos relacionados

*

Top