INVESTIGADORES AFIRMAN QUE ES POSIBLE BORRAR LOS MALOS RECUERDOS

Jhoanell Angulo

Los malos recuerdos pueden atormentarnos durante mucho tiempo; en algunos casos, el impacto de tales experiencias dolorosas puede durar toda la vida. Pero de acuerdo a una investigación realizada en la Universidad de California en Riverside, es posible suprimir tales recuerdos.

Los recuerdos de miedo se desarrollan en respuesta a situaciones peligrosas, sin embargo, no todos esos recuerdos son beneficiosos para nuestra supervivencia. La formación de estos recuerdos refuerza la conexión entre las neuronas en el cerebro, por lo tanto, el debilitamiento de estas conexiones, puede ayudar a borrar esas memorias.

Jun-Hyeong Cho, profesor asistente de biología molecular, celular y de sistemas en la UC, señala: “En el cerebro, las neuronas se comunican entre sí a través de conexiones sinápticas, en las que las señales de una neurona se transmiten a otra neurona por medio de neurotransmisores”.

El equipo utilizó ratones genéticamente modificados para examinar los caminos entre el área del cerebro involucrada en el procesamiento de un sonido particular y el área involucrada en los recuerdos emocionales, la amígdala.

En la primera parte del experimento el equipo reprodujo un tono agudo a los ratones, a la vez que aplicaban una pequeña descarga eléctrica. De este modo se formó la creación de un mala memoria, un recuerdo de miedo.

Cuando sólo se reprodujo el mismo tono, los ratones daban claras muestras de miedo. Sin embargo no se observó tal respuesta cuando se reprodujo un tono grave.

El equipo buscó entonces si había diferencias entre las vías de tono agudo y grave en los cerebros de los ratones, revelando que entre los ratones expuestos a las descargas eléctricas, las conexiones dentro de la vía “aguda” se habían fortalecido, mientras que la otra vía se mantuvo sin cambios.

El equipo encontró que cuando los ratones fueron expuestos repetidamente a sonidos agudos, pero sin las descargas eléctricas, fueron perdiendo el miedo, un proceso conocido como extinción del miedo.

Los autores del estudio expresan que incluso después de la extinción del miedo, el camino neuronal para el tono agudo se mantuvo fortalecido en los ratones, por lo que el proceso de extinción del miedo no es un borrador de la memoria del miedo, sino que simplemente esconde la memoria del miedo transitoriamente.

Sin embargo, los investigadores descubrieron que usando una técnica llamada optogenética, era posible borrar verdaderamente los recuerdos desagradables.

Esta técnica utilizó un virus para introducir genes en neuronas particulares en el cerebro de los ratones. Una vez dentro de las células, los genes producían proteínas que responden a la luz, permitiendo a los investigadores controlar la actividad de las neuronas y de este modo debilitar la conexión neuronal, consiguiendo una supresión de la mala memoria.

Expresa el Dr. Cho: “Podemos utilizar el mismo enfoque para manipular selectivamente sólo la memoria de miedo patológica, preservando al mismo tiempo todos los recuerdos adaptativos del miedo que son necesarios para nuestra vida diaria.”

Los hallazgos de la investigación ofrecen una visión sobre el tratamiento del trastorno de estrés postraumático y fobias específicas.

 

Tomado de www.tekcrispy.com

 

 
Etiquetas

Artículos relacionados

*

Top