HOLLYWOOD EN CRISIS

Ruben Martínez Pintos

Se ha hablado mucho respecto al estado actual de Hollywood como industria y su inevitable descenso en números de taquilla. El modelo que se ha usado durante años ya no funciona, no para el mercado estadounidense por lo menos. Nuestros vecinos del Norte van cada vez menos al cine y no tienen tanto interés en remakes, secuelas, precuelas y cintas basadas en series de televisión de antaño. Los bajos ingresos de “Alien: Covenant”, “Baywatch” y similares han encendido focos de alarma. A pesar de taquillazos como “Mujer Maravilla” y “Spider-Man: De Regreso a Casa”, lo cierto es que Estados Unidos ya no es el mercado importante para Hollywood. China, Latinoamérica y otras latitudes son las que mantienen sagas como “Transformers”, por ejemplo. Hollywood y el público local del país de las barras y las estrellas se encuentran cada vez más distantes y no hay señal de una posible reconciliación.

Hollywood ya no piensa en sus películas como unidades fílmicas, sino como engranes de grandes universos cinematográficos. Cada película es -en potencia- un comercial de dos horas de la siguiente secuela o entrega. Este modelo ha funcionado para Marvel, pero no significa que todos puedan dominarlo. El universo DC aún no termina de cuajar del todo, Universal intentó revivir su cine de monstruos clásicos con una fallida odisea de momias protagonizada por Tom Cruise. “Star Wars” sigue viento en popa, pero a pesar de la bonanza económica de una franquicia que parece nunca cansará a sus aficionados, queda el detalle de la creatividad y calidad de los guiones. Ni hablar de una saturación desmedida de películas que básicamente cuentan historias similares, con personajes intercambiables y que pueden tener hasta dos actores diferentes en un mismo papel. Ya ocurrió con Fox y Marvel al tener dos actores en el papel de Quicksilver; confundir a las audiencias es un riesgo que no le importa correr a los ejecutivos y esto parece que será inevitable con Warner y DC.

Algo de locura

Recientemente se anunció que Warner desea a Leonardo DiCaprio para interpretar al Joker en una historia de origen del personaje, en la que Martin Scorsese fungiría como productor. El problema es que esto ocurriría a la par de la secuela de Escuadrón Suicida y una cinta en solitario de Harley Quinn; en ambos casos con Jared Leto en el papel del Joker. A su vez, persiste el rumor de que Batman de Matt Reeves no será parte del universo fílmico que conocemos de DC, sino que formará uno alternativo con otras historias, actores y directores. En resumen: DC y Warner no terminan de dar forma a un universo y ya quieren tener dos, con lo que el público terminará con varios actores en un mismo papel, varias líneas narrativas y diferentes estilos. Cualquiera que piense que esto es una buena idea, por favor levante la mano…

En el cómic un mismo personaje tiene tres o hasta cuatro publicaciones con diferentes artistas y guionistas, pero incluso esa aproximación parece estar por llegar a su fin ante las bajas ventas. Si el público más leal de estos personajes no tiene paciencia para seguir diferentes narrativas, se ve difícil que el público que asiste al cine la tenga. La confianza de los estudios se basa en que hasta las películas de superhéroes repudiadas por la crítica logran una buena taquilla, pero todo por servir se acaba. Incluso algo como “Star Wars” llegará a su punto límite al haber contado todas las historias “de origen” de todos sus personajes importantes y no quede más que volver a los ewoks, quienes tuvieron una película para televisión llamada Ewoks: The Battle for Endor (1985). Esta fatiga ya está manifestándose abiertamente en Estados Unidos, eventualmente el público latinoamericano o chino se puede cansar también.

Esto nos manda de regreso a las cintas con guiones propios y que no estén basados en nada. ¡Huye! y Baby – El Aprendiz del Crimen- son los dos ejemplos recientes de que una película puede triunfar sin tener actores que sean grandes celebridades y sin presupuestos de cientos de millones de dólares e incluso sin necesidad de gastar lo mismo en grandes campañas de publicidad. Las voces de cineastas como Edgar Wright y Jordan Peele son las que Hollywood debe escuchar con mayor atención. Por supuesto, dependerá del público elegir con su cartera la opción que se ajuste a su gusto. Si la gente quiere docenas de secuelas de Transformers, Star Wars y una docena de cintas de superhéroes, al año eso tendrá, pero una vez más: hasta los gustos cambian y lo que está de moda hoy no lo estará en unos años. Hace tiempo había películas de desastre cada verano y en su momento todos querían hacer clones de Ringu (El Aro) y Ju On (La Maldición), ahora son los encapotados y los zombies, en unos años serán otras las tendencias y si Hollywood no se aplica, no estará preparado para esas nuevas corrientes. Esa será la oportunidad para jóvenes cineastas de capitalizar lo que otros desprecian, como en su momento nadie hacia caso de los zombies salvo sus fieles fans.

Tomado de www.tomatazos.com

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

*

Top