POTOMANÍA: CUANDO BEBER AGUA SE ACABA CONVIRTIENDO EN OBSESIÓN

Es ya una imagen común en las ciudades: una mujer pegada a una botella de agua. Donde ella va, va también su botella. Parece un signo de salud, de modernidad, hasta de elegancia. Pero beber agua, por muy necesaria que sea para el organismo, tiene un límite, como todo.

Si se sigue un patrón bien parecido al que se obsesiona por el deporte o las dietas, estamos ante la potomanía o polidipsia psicodélica –del griego potos (bebida, agua potable) y mania (manía), es decir, la manía por beber agua–. Se trata de un síndrome caracterizado por el deseo compulsivo de beber gran cantidad de agua, sin sentir sed y con una sensación placentera, como resultado de una enfermedad mental.

“Estos pacientes se pueden llegar a beber entre 8-10 y hasta 15 litros de agua diarios, dependiendo de la gravedad del caso”, explica Enriqueta Ochoa, del Servicio de Psiquiatría del Hospital Ramón y Cajal, quien advierte de que, cuando el organismo no resiste más, los afectados entran en coma y fallecen.

Según psicóloga Paloma Carrasco, en la potomanía se sigue un patrón bien parecido al que se obsesiona por el deporte o las dietas para estar delgado: “Al beber agua compruebo cómo mejoro y me alivio, pero a la vez, refuerzo el pensamiento de que el agua es necesaria para estar sano y/o adelgazar, y la obsesión sigue creciendo; sin darme cuenta, estaré esclavizado por una botella de agua”.

Beber y beber… hasta acabar en el hospital

Alicia tiene 22 años y es una de esas chicas jóvenes que a todas horas va enganchada de una botellita de agua, porque ha escuchado machaconamente que el líquido elemento embellece, rejuvenece, adelgaza y ayuda a dejar de fumar.

Beben y beben porque han oído que el agua embellece, rejuvenece, adelgaza…Emulando a modelos y actrices, cuyo secreto del éxito siempre es beber mucha agua, esta madrileña se tomó su ejemplo en serio como si la vida le fuera en ello y la vida casi se le fue.

Entre sorbo y sorbo, terminó ingresada en el hospital Ramón y Cajal tras caer desplomada junto a su inseparable botella porque su corazón, sus venas y sus riñones estaban extenuados de tanta inundación.

“Cuando abrí los ojos en la sala de urgencias me sentía tremendamente agotada pero conseguí preguntarle al médico qué tenía y cuando oí algo así como ‘potonosequé’ me quedé perpleja, porque no tenía ni idea de lo que era eso”, relata.

Un trastorno asociado a otras psicosis

Descartadas causas físicas como la diabetes o trastornos hipotalámicos que lleven a ingerir agua en exceso, la potomanía –según la doctora Ochoa– puede clasificarse como “un trastorno alimentario no específico” asociado a otras patologías psiquiátricas.

Como la anorexia o la vigorexia, el número de personas adictas al agua crece de forma significativa en la sociedad actual donde se idolatra la apariencia física: “Se bebe por una obsesión por la salud hasta que se hace de forma compulsiva y sin control”.

Se bebe por la salud hasta que se hace de forma compulsiva y sin control. “Lo más frecuente es que este síndrome aparezca en el contexto de una psicosis crónica, también en algunos tipos de demencia o en una anorexia nerviosa, donde el consumo excesivo de agua se utiliza para mitigar el hambre y forzar la pérdida de peso”, opina la nutricionista María de las Mercedes Gabin.

Pero esta ingesta desorbitada produce dilución de sodio, potasio y magnesio en sangre, con la aparición de calambres, agotamiento y pérdida de agilidad mental, hasta que se sufren graves alteraciones de la función renal.

Otras consecuencias, ha pormenorizado Gabin, pueden ser náuseas, diuresis, cefalea, convulsiones, parálisis, insuficiencia cardiaca congestiva, letargia, coma y muerte.

El tratamiento agudo de este síndrome es restringir la toma de líquidos, lo que puede requerir la hospitalización y vigilancia estrecha del paciente, la corrección de los problemas físicos que ha ocasionado y, fundamentalmente, realizar el abordaje de la enfermedad de base (psicosis, demencia, anorexia nerviosa, etc).

Tomado de 20minutos.es

—————————————————————————————————————————–

Todo en exceso es malo, incluyendo el agua

Es ya una imagen común en las ciudades: una mujer pegada a una botella de agua. Donde ella va, va también su botella. Parece un signo de salud, de modernidad, hasta de elegancia. Pero beber agua, por muy necesaria que sea para el organismo, tiene un límite, como todo.

La sobrehidratación puede llegar a ser peligrosa, en ciertos casos casi tanto como la deshidratación. Existen personas que a diario exceden el consumo que sería recomendable creyendo de forma errónea que le están haciendo un favor a su organismo.

Los científicos advierten contra esta práctica, muchas veces alentada por el mito de que debemos beber al menos dos litros de agua diarios para mantener un correcto nivel de hidratación (o para adelgazar, algo también falso). Una afirmación que es falsa ya que, según cuentan desde Buena Vida, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) recuerda que ese nivel de hidratación óptimo también viene dado por la cantidad de líquido que ingerimos de otras bebidas y comidas que incluyen agua.

¿Existe un límite de agua diaria? El que determine nuestra sed. La sobrehidratación no debería ser causa de un problema grave de salud, excepto si hablamos de personas que hacen deporte de forma habitual y deportistas de élite, los cuales podrían sufrir un grave problema cardiovasular en el peor de los casos.

Un estudio de la Universidad de Monash (Australia) establece que el cerebro es capaz de detectar cuándo se ha ingerido más líquido del que necesita el cuerpo. Cuando esto ocurre se produce una hiperactividad prefrontal asociada a la inhibición del reflejo de deglución, lo que puede provocar la sensación de dificultad para tragar, como si la garganta se ‘cerrase’.

¿En qué casos es peligrosa la sobrehidratación?

En la década de los 80 empezó a alertarse de este fenómeno en el deporte de alta competición tras darse casos de algunas muertes por sobrehidratación.

El exceso de agua ingerida provocó en estos atletas hiponatremia asociada al ejercicio. Esta provocaba un desequilibrio hidroelectrolítico y un aumento de la presión intracraneal. Esrto llevaba a fuertes dolores de cabeza, nauseas y otros síntomas que podían acabar en un coma y la muerte. Un caso conocido de muerte por este hecho fue el de atleta Cynthia Lucero en el Maratón de Boston de 2002.

Los últimos estudios han alertado de casos de hiponatremia asociada al ejercicio en maratones y carreras populares.

 

 

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

*

Top