QUÉ DIFERENCIA AL ELN DE LAS FARC

Comienza un cese el fuego bilateral entre el gobierno de Colombia y la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Las partes se comprometieron a mantenerlo por 102 días, algo que algunos creen que es demasiado optimista. En cualquier caso, esta es la primera tregua de gran alcance desde mediados de la década de 1960, cuando nació el ELN.

El ELN nunca fue simplemente la segunda guerrilla más grande del país[i].  Al igual que las FARC, habían nacido en 1964, pero mientras esta última tenía una fuerte base rural y un gran despliegue militar, tiene un profundo alcance a nivel político, trabajando sus bases sociales en las zonas del país en las que opera.

Las FARC surgieron en Marquetalia, departamento de Tolima, como respuesta a una avanzada del ejército colombiano sobre un grupo de campesinos que había establecido una suerte de república independiente.

El ELN, en cambio, nació más al norte, en el departamento de Santander, en San Vicente de Chucurí, a menos de 100 kilómetros del corazón petrolero y sindical del país, Barrancabermeja.

Sus fundadores no fueron campesinos en armas, como los de las FARC, sino intelectuales inspirados por la ideología marxista y la Revolución Cubana; de hecho, fueron a entrenarse a la isla y Fidel Castro los ayudó materialmente.

“Carecían de las raíces que tenían las FARC en un genuino movimiento campesino”, dice el historiador David Bushnell en su libro “Colombia: una nación a pesar de sí misma”. Y agrega: “El ELN se construyó en un modelo de guerrilla terrorista de izquierda, generalizado en América Latina, que tenía la peculiaridad de reclutar a sus combatientes entre jóvenes descontentos de clase media”.

Desde el inicio el ELN declaró como su objetivo tomar el poder, algo que las FARC recién explicitaron en la década del 80.

Camilo Torres

En diciembre de 1965 se dio un hecho que marcaría para siempre al ELN. El ingreso en el grupo del carismático cura Camilo Torres Restrepo[ii], quien pocas semanas después moriría en un enfrentamiento con el ejército.

El breve paso de Torres le dio a la guerrilla, desde lo ideológico y en cuanto a la composición de sus filas, un elemento religioso. Otros curas y monjas decidieron seguir el camino de Torres y su influencia alcanzó a religiosos desde Chile hasta Centroamérica.

Uno de los hombres que decidió unirse al ELN fue el sacerdote español Manuel Pérez Martínez, quien llegó a ser comandante de esa guerrilla hacia 1983 y mantuvo el rol hasta su muerte por enfermedad en 1998.

Así, el ELN terminó construyendo un pensamiento que combina las ideas revolucionarias con las de la teología de la liberación. “Es una mezcla de Jesús, Marx y Che Guevara”, le dijo a BBC Mundo Víctor de Currea Lugo, académico de la Universidad Nacional de Colombia, quien conoce profundamente al grupo guerrillero y tiene acceso a sus comandantes.

Su simpatía hacia la Iglesia es palpable: uno de sus interlocutores habituales es, por ejemplo, el arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve.

Estructura

Muchos especialistas sostienen que la gran diferencia entre las FARC y el ELN era que mientras la primera era esencialmente una guerrilla armada que además hace política, el ELN es un grupo político con armas, algo que ahora ha cambiado, con unas FARC desarmadas y dedicadas a la política, y con partido propio.

Mientras, el secretariado de las FARC, tenía una capacidad de mando más vertical sobre los bloques en los que estaba organizada, el Comando Central (COCE) del ELN  una organización más horizontal, donde los comandantes locales tienen bastante libertad de acción.

Aunque ha negado cualquier vínculo con el narcotráfico -como si lo han tenido las FARC- las autoridades colombianas dicen que en la actualidad el ELN participa de la cadena del negocio de las drogas.

Es uno de sus mecanismos de financiación, junto con la extorsión y los secuestros (que la guerrilla llama retenciones).

Petróleo y secuestro

El ELN fue casi fue eliminado a comienzos de los 70 por una ofensiva de las fuerzas de seguridad, pero logró sobrevivir y fortalecerse.

Su período de más actividad fue en la década de los 90, cuando llevó a cabo cientos de secuestros y acciones contra la infraestructura del país, especialmente la petrolera.

De hecho, nunca dejó de secuestrar ni dejó de atacar a la fuerza pública y la infraestructura energética.

Según relata Bushnell, el ELN cobró millonarias extorsiones por permitir la construcción del oleoducto que saldría desde el departamento de Arauca, tras el descubrimiento de pozos en los 80. Y después empezaron a volar tramos periódicamente. “A manera de protesta contra la extremada ‘generosidad’ de los contratos suscritos entre el gobierno colombiano y las multinacionales que compartían la explotación de los pozos de Ecopetrol”, explica el historiador.

Con esa táctica, además del impacto económico, han contaminado ríos y tierras. Como con las FARC, esta no es la primera vez que se lleva adelante un intento por alcanzar la paz con este grupo; incluso hubo diálogos preliminares durante el gobierno de Álvaro Uribe, predecesor del actual presidente Juan Manuel Santos.

Los más recientes acercamientos, que ya están en fase pública, comenzaron a principios de 2014.

 

 

 

*Editado

 

 

Tomado de WWW.BBC.COM

[i] Fuentes del gobierno estiman en torno a 1.500 el número de guerrilleros armados del ELN, al tiempo que de las FARC se desmovilizaron más de 10.000 personas, entre guerrilleros y milicianos, tras el acuerdo de paz.

[ii] Tío del actual presidente colombiano Juan Manuel Santos.

 
Natalio CosoyNatalio Cosoy
Etiquetas , ,

Artículos relacionados

*

Top