LO QUE SE SABE DE LA SUPUESTA “ARMA SÓNICA” CON LA QUE PARECEN ESTAR ATACANDO A DIPLOMÁTICOS EN CUBA

Cuba y Estados Unidos están atravesando una grave crisis diplomática por culpa de un misterioso arma que que ha sido reportada en múltiples informes y declaraciones, pero cuya existencia nadie ha sido capaz de demostrar. Los síntomas de su ataque incluyen pérdida de audición, mareos, problemas de equilibrio, dificultades visuales, dolores de cabeza, fatiga, problemas cognitivos y dificultades para dormir.

La amplia gama de síntomas y pensar en la tecnología necesaria para producirlos está haciendo que en EE.UU. se hable de un posible arma o máquina de ondas sónicas. Pero hay un pequeño problema, que de momento no se ha encontrado ningún arma de estas características y los científicos dudan que pueda existir.

Todo empezó el pasado mes de agosto, cuando la administración Trump se puso en contacto con la Universidad de Miami. Los diplomáticos estadounidenses en La Habana estaban enfermando con dolores de cabeza, mareos y pérdida de audición, y en Washington necesitaba respuestas para saber qué estaba pasando.

Según informó el Departamento de Estado de los Estados Unidos, por lo menos 21 miembros de la misión diplomática de EE.UU. en Cuba han experimentado estos síntomas. Entre ellos, como también se informó hace unos días, se incluían también varios espías estadounidenses.

De momento en el Departamento de Estado admiten estos casos, pero siguen sin haber expuesto los detalles, por lo que la confusión es máxima al no saber exactamente qué puede estar pasando. Mientras, el gobierno cubano niega estar detrás de los supuestos ataques, incluso permitió que el FBI lleve agentes a la isla para investigar los hechos.

“Cuba vigila estrictamente su obligación de proteger a los diplomáticos extranjeros en su territorio”, dijo en un comunicado la embajada cubana en Washington según publicó AP News. “Cuba nunca ha perpetrado ni realizará acciones de esta naturaleza, y nunca ha permitido ni le permitirá jamás a terceros el uso de su territorio con este fin”.

Se describe un arma imposible

Las primeras informaciones de diplomáticos y familiares de diplomáticos en Cuba buscando atención médica por síntomas como nauseas, problemas auditivos y problemas de equilibrio datan de finales del 2016. Los incidentes parecieron detenerse durante unos meses, pero el pasado agosto se informó de que habían vuelto a reanudarse.

El número total de víctimas hasta el momento es de 21 agentes estadounidenses y menos de 10 agentes canadienses, aunque desde Estados Unidos han admitido que el número de afectados podría aumentar. No han acusado formalmente a Cuba, pero han reducido notablemente la cantidad de enviados a la isla, y se muestran preocupados de que las autoridades allí no sean capaces de protegerles adecuadamente.

Según el New York Times, el FBI y la Real Policía Montada de Canadá registraron los hogares, hoteles y otros lugares donde el personal afectado podría haber estado expuesto a lo que desencadenó los síntomas. También visionaron vídeos de seguridad. Pero no encontraron nada, ninguna pista que les llevase a confirmar que podría haberse utilizado ningún tipo de arma.

Así pues, las sospechas de que se haya podido utilizar un arma se debe sobre todo a los síntomas, y a pensar qué tipo de tecnología podría haberla desencadenado. Se sospecha de ondas sónicas, pero el FBI ha sido incapaz de duplicar en sus laboratorios los efectos sufridos por los diplomáticos. Por lo tanto, sospechan que puede haber sido un arma sónica, pero no han sido capaces de demostrar que se pueda crear una que provoque esos síntomas.

Seth Horowitz, neurocientífico autor del libro “The Universal Sense: How Hearing Shapes the Mind” (“El sentido universal: cómo la audición forma la mente”), le dijo al Business Insider que no hay ningún fenómeno acústico en el mundo que pudiese causar ese tipo de síntomas. Otros investigadores también han asegurado que no sería posible causar daños cerebrales con un arma así, y han descartado otras posibilidades similares como los infrasonidos.

Las frecuencias bajas e inaudibles para los humanos, que teniendo en cuenta que ningún diplomático escuchó nada son unas de las candidatas, no transmiten mucha energía mecánica hacia las partes sensibles del oído. Por lo tanto, para reproducir sintomas realmente dañinos con bajas frecuencias se necesitarían artefactos muy aparatosos, los cuales serían fáciles de detectar.

Algunos de los diplomáticos afectados aseguran haber escuchado “un sonido ensordecedor y fuerte, similar al zumbido creado por los insectos o el raspado de metal” antes de empezar a experimentar los síntomas. Este sonido parece haberse encontrado, AP lo confirmó con los diplomáticos, pero aunque forma parte de la investigación de momento tampoco hay pruebas de que esté relacionado con los malestares.

El análisis de espectro de este sonido reveló alrededor de 20 o más frecuencias diferentes, situándose entre aproximadamente 7.000 kHz y 8.000 kHz. “Hay unos 20 picos, y parecen estar igualmente espaciados”, ha dicho Kausik Sarkar, experto en acústica y profesor de ingeniería en la Universidad George Washington.

Sin embargo, como hemos dicho, no se encontrado relación entre este sonido y los síntomas, por lo que el misterio parece lejos de haberse resuelto Otra teoría apunta a microondas u ondas de radio, una táctica ya utilizada en algunos conflictos, pero de ser así no se produciría ningún tipo de sonido.

En resumen, lo que tenemos son muchas sospechas pero ninguna prueba concluyente. Un grupo de diplomáticos está sufriendo síntomas de los más extraños, las autoridades estadounidenses piensan que podrían estar siendo atacados por un misterioso arma, y los científicos aseguran que tal arma es imposible. “Nada de esto tiene una explicación razonable”, dijo en septiembre Fulton Armstrong, ex funcionario de la CIA en septiembre. “Es sólo misterio tras misterio después de otro misterio”.

El misterio sigue mientras la diplomacia se resiente

¿Están realmente atacando a diplomáticos estadounidenses en Cuba? ¿Cómo lo están haciendo exactamente? ¿Quién está siendo? ¿Y por qué no hay pruebas de nada? Como ves todavía quedan muchas preguntas en el aire que deberían ser respondidas en los próximos meses según vayan avanzando las investigaciones.

Pero mientras esto pasa, lo único tangible y real es que la diplomacia entre Estados Unidos y Cuba no deja de resentirse tres años después de que Obama las reabriese. Estados Unidos no sólo está retirando personal de la isla, sino que está expulsando a diplomáticos cubanos.

Por una parte, Estados Unidos ha pasado de tener a 50 personas en la embajada cubana a sólo 27 tras el último recorte de hace unos días. Mientras, el New York Times informa de que Washington le ha dicho a 15 diplomáticos cubanos que ya no son bienvenidos, y que pronto deben dejar Estados Unidos.

Puede que todo esto tenga otra explicación más simple y la administración Trump esté aprovechando para deshacer los esfuerzos diplomáticos en Cuba de Obama. Pero lo que está claro es que si este arma es real supone un alarmante avance en la ciencia que desafía a los científicos que se han mostrado escépticos, lo que podría ser un problema para todos a largo plazo.

Tomado de xataka.com

 

 
Etiquetas , ,

Artículos relacionados

Un Comentario;

  1. miguel gonzalez said:

    Creo que si estan utilizando algo que produce una frecuencia muy parecida al sonido de un grillo, pero no sabemos de donde viene, creo que en Venezuela la estan usando, si no leo esta noticia no me fuese dado cuenta de que este sonido es persistente todo el dia, pero no sabria explicar de donde viene este sonido y porque es tan molesto, podria ser hasta la señal de Internet que lo produce, pero si se que es real y que debe afectar a largo plazo, todo es cuestion de investigar a fondo que lo esta produciendo y si es intensional, nos queda la duda, deben investigar el servicio de internet que envia Venezuela ya que puede ser posible que los equpos transmisores de Venezuela lo esten causando, investiguen y veremos los resultados, estoy interesado para salir de la duda.

*

Top