EL DESLINDE

Tras el estrépito, las nubes de polvo que irritan los ojos y no dejan ver, la corredera buscando sobrevivientes en medio de los despojos que dejó el siniestro, empieza a dibujarse la nueva fisonomía de la oposición venezolana.

No es enteramente novedosa, es, digamos, un collage, un vitral hecho con los recortes de vidrios rotos encontrados por doquier, un retrato cubista donde se reconoce una nariz aquí, unos ojos asombrados allá, una boca rugiente acá. ¿A quién se parece… a quién se parece? Se pregunta intrigado quien lo mira.

Las aguas regresan lentamente a su afligido cauce, y en medio de la calma acuática apenas perturbada por unos ayes lejanos, emerge con el empuje de un géiser la figura del ángel exterminador, del colectivo vengador que limpiará a la oposición de colaboracionistas, cobardes, dialoguistas, electoreros, para acabar con el régimen de una buena vez y fundar una nueva república, hecha a su semejanza. ¡Ha nacido Soy Venezuela!

Y hay que alegrarse del advenimiento, pues contribuirá a clarificar las opciones con las que cuenta -hasta ahora- la ciudadanía para lograr detener el terrible deterioro de la calidad de vida de los venezolanos y avanzar en la recuperación democrática del país.

Quienes habían abogado por una nueva organización para sustituir a la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) ahora tienen una sin más obstáculos en el camino que el propio gobierno. Con la MUD bajo pronóstico reservado, la nueva agrupación tiene la vía libre para demostrar que sus tesis son valederas y que pronto saldremos del régimen gracias a su dirección.

Por lo demás, cuenta con un Consejo Consultivo realmente impactante, compuesto mayoritariamente por veteranos de mil batallas lo que garantiza un acopio de años de experiencia inigualable. Y no hablemos de un liderazgo bicéfalo, que de no haber sido por la traición de algunos, ya nos hubiera liberado del yugo opresor.

Mientras buscan en el mercado cuál es el purgante más eficaz para salir de contendores políticos, y la MUD redobla la vigilancia en el hospital no se lo vayan a mezclar en el suero intravenoso una vez encontrado, conviene leer el editorial del diario español El País, titulado Exilio Venezolano, en su edición América del 21/11/2017.

Vayan un par de citas como aperitivo: “No obstante, resulta innegable -y preocupante- de que a pesar de todo este rechazo popular e internacional, Maduro, esté consiguiendo imponerse en primer lugar gracias a una oposición que presenta divisiones… Más adelante: “Resulta por tanto fundamental buscar la única solución para la crisis venezolana que es una transición hacia la democracia. Para ello es indispensable que la oposición, a pesar de que -precisamente porque tiene naturaleza democrática- presente una natural diferencia de puntos de vista, no pierda de vista el objetivo común del retorno de Venezuela a un sistema de libertades y garantías democráticas”.

El deslinde está consumado, y luego de las elecciones municipales habrá un panorama diferente. Veremos entonces qué hace la oposición democrática para salir de su conmoción, retomar la iniciativa y volver a entusiasmar al país a favor del cambio. De lo contrario…

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

*

Top