El régimen abulta los números para esconder su fracaso
EL PUEBLO CON SU AUSENCIA VOTA CONTRA EL RÉGIMEN Y CONTRA LA OPOSICIÓN

RODÓ EN LA BARRA…!
BUENAVENTURA NORIEGA (BUENO)
abcbuenaventura@gmail.com

CANELITA Y BOLLOS

La baja asistencia de votantes en las elecciones municipales no debe verse a priori como un castigo a la Oposición. Es un castigo por partida doble. A la MUD sin duda, por las veleidades del G4, pero -por supuesto- también al régimen. Si no me creen, léanse la AYUDA MEMORIAS, de Aguiar en la página 5. Claro, el Ayuda Memorias o, mejor en francés, el Aide Memoire, es para que no olvidemos el prontuario de aquellos con quienes, dándose la gran vida en Punta Cana, están negociando los negociantes, creyendo que somos pendejos.

Fue de tal magnitud la abstención que solo votó un 17% de la población electoral, y Jorge Rodríguez, en ausencia de Tibisay, junto con Diosdado Cabello tuvieron que inflar los resultados, tal como lo recogió el mensaje de un técnico del CNE enviado a Esteban Gerbasi, cuando comenzaba el proceso de inflar los resultados.  Todos sabemos y lo vimos con nuestros propios ojos, el boicot silencioso de millones de venezolanos.

Serapio Rea llevaba la voz cantante en la reunión de despedida del año que congregó a todos los informantes de mi red. En la mesa debajo del frondoso mango apenas había media docena de bollos envueltos en hojas de plátano, pedazos de casabe y cuatro latas de sardinas que consiguió, no se como, Eufrosino Eulalio Ettedgui por los lados de El Pao de Cojedes. Serapio tuvo la cortesía de no venir esta vez con el cuento de la otrora opulenta reunión, donde sobraban hallacas, pan de jamón, ensalada de gallina, torta negra, dulce de lechosa y copiosas rondas de güisqui escoces. Tampoco vino embutido en su delantal o enseñando sus posaderas. Llegó sí medio encojonado porque un joven integrante del Frente Francisco de Miranda quiso que su voto fuera asistido porque supuestamente lo veía viejo y débil. “Coño…venir a mí, Buenaventura. Un carajo que exuda vitalidad, y me siento como un toro. Quise meterle un pescozón al carajito que funcionaba como un autómata violando todas las normas del voto asistido. Recordé que llegaron a llamarme el Adonis de Valencia, pero ese imberbe desconocía la historia que me labré en los años sabrosones de los 40 a los 60”, señaló mi carnal. Quise decir algo… pero preferí callar. Es que, aquí entre nos, el verdadero Adonis fui yo, Buenaventura Noriega. Sobre eso podrían atestiguar Ruselia Arminda, Loredana Ifigenia, Clotilde Clemencia, Remedios Rafaela y otras pavas de esos años que no podían contener los suspiros y las emociones cuando yo caminaba orondo por los lados de la Plaza Bolívar con un traje recién adquirido en Dovilla.

 “La otra vaina que se me olvidaba – continuó mi carnal– es que unos tipos con camisas rojas, casi a la entrada del centro electoral, trataron de montarme en el lomo una caja del CLAP, mientras me daban las gracias por el voto. Pero yo me quité a esos carajos de encima gritando duro para que oyeran que yo, Serapio Rea, no se vende y que mi voto era para Carlos Lozano. Ahora, viendo bien la vaina, debí haberla aceptado. De nada sirvió mi voto, salvo para ver a Cocchiola llegar detrás de la ambulancia, y mira que esa caja del CLAP nos hubiese servido para esta reunión de fin de año”, exclamó viendo con angustia lo poco que había sobre la mesa. Resignado, alargó el brazo para que le sirvieran un palo de canelita y ya armados todos de nuestros vasos, recordamos la gran mentira de Maduro al prometer las navidades más felices de los últimos años… pero, claro, en Miraflores.

ELECCIONES CON HAMBRE – Nunca antes el régimen había llegado a tanto. En los propios centros electorales entregaron cajas del CLAP y chequearon los votos con el carnet de la patria. El respeto por las elecciones se ha perdido y hoy vemos a venezolanos protestando porque no les han entregados los tique-bonos prometidos a cambio de su voto. En San Cristóbal el votante de la foto no creyó en cuentos, y ejercicio su derecho, pero con la caja al lomo.

NOTI RÁPIDAS

EL FIN DE LA MUD. Las incoherencias del G4, y su afán de negociar con un régimen totalitario, no importándole la espantosa crisis humanitaria que vive el país, ha llevado a la Oposición a perder, además de credibilidad, muchísimas vidas, 18 gobernaciones, y ahora a casi todas las alcaldías.

DOBLE PLAY.  Luis Mariano Rodríguez Cabello, es un primo de Diosdado Cabello, que en medio de este maremágnum de corrupción ha servido de testaferro a los más encumbrados corruptos venezolanos. Fue pieza clave para que Diego Salazar, primo de Rafael Ramírez, abriera cuentas millonarias en el Banco de Andorra y comprara inmuebles en Dubái. La denuncia contra Rodríguez Cabello lo vincula a las familias Cabello y Ramírez, siempre jugando para doble play.

EL DERROTADO. Como Enzo Scarano asumió la conducción de la campaña de todos los alcaldes de Carabobo, no caben dudas de que fue el gran derrotado en el proceso electoral del pasado domingo, comenzando por su carnal, el alcalde de Valencia, Michelle Cocchiola quien llegó bien lejos, en el último lugar. Trepando sobre ramas altas, Enzo aprovechó el parpadeo de la MUD regional, para erigirse- sin que nadie lo nombrara –  jefe de campaña, llegando a anunciar que recorría constantemente a todos los municipios. El descalabro fue total.

EL HOMBRE NUEVO. La mafia de guardias nacionales, policías y funcionarios del SENIAT en el Aeropuerto de Maiquetía no tiene fin. En los últimos meses ha habido numerosos arrestos, pero aquellos llamados a sustituirlos siguen abusando. El pasado sábado, un comerciante fue despojado de 400 dólares y 200 euros, por lo que llevó la denuncia al CICPC y de inmediato detuvieron al sargento primero Wilmer Parra Flores y al policía Henssy Mendoza Martínez. Tenían el dinero escondido en sus medias y en sus carteras. Todos provienen de una cantera.

LA HISTORIA SE REPITE.  Así le pasó a Manuel, si, a Manuel Rosales. En 2006, junto a Julio Borges, pactó con Chávez para que la gente recuperara la fe en el CNE. Chávez iba a la reelección, y no quería que le volvieran a hacer lo del año anterior, cuando todos los partidos se retiraron. Además, era cuestión de orgullo, el Comandante exigía ganar con más votos que Uribe en Colombia y que Lula en Brasil. Si, era cuestión de orgullo. Todo eso lo pactó Manuel a cambio de que detuvieran un grave juicio en su contra y lo dejaran terminar su mandato como gobernador. La historia la conocemos. Rosales se declaró perdedor temprano, los testigos abandonaron las mesas, y Chávez logró el 63% que reclamaba. En esta última elección municipal, la historia se repitió. Maduro habilitó a Rosales para que compitiera por la Gobernación del Zulia , y el inefable negociador, igualmente perdió.

PAIS PORTATIL. Mientras el chavismo gana elecciones con sus trampas, y aprovechando la desmoralización, el país se desmorona. La ONG Ciudadanía – Acción denuncio que 1.200.000 niños están sufriendo desnutrición crónica en Venezuela, sobre todo en estados identificados con la revolución: Apure, Delta Amacuro, Monagas y Sucre.

RECONOCIMIENTO. Cuando Proyecto Venezuela y su partido hermano, Proyecto Carabobo, decidieron no concurrir a las elecciones regionales, más de uno no lo comprendió. A lo interior de esas organizaciones privó la tesis de respetar la memoria de tantas vidas sacrificadas, e igualmente ser consecuentes con los siete millones de firmas recogidas en el mundo entero. Es mi deber reconocerlo.

VUELTA AL PASADO. En el Oeste de Maracaibo volvieron a cocinar con leña. Pese a las riquezas de combustible del estado Zulia, sus habitantes sufren lo indecible para conseguir bombonas, Además, los altos precios de los pocos cilindros que se consiguen hacen casi imposible su compra. La bombona de 10 kilos la venden a 100.000 bolívares; la de 27 kg. a 150.000 mil y la de 43 kilos a 250.000.

 

Artículos relacionados

Top