ROBOT, ANDROIDE Y CYBORG, QUÉ SON Y CÓMO DISTINGUIRLOS

Vonne Lara

Cuando alguien habla de cyborgs, robots o androides está hablando de muchas cosas a la vez, cada tipo de estas creaciones tiene en su haber toda una historia precedente. Estos términos se acuñaron con una intención, para luego convertirse en palabras que tienen un significado amplio, complejo y que muchas veces han tomado forma en la vida real ante nuestro asombro.

Robot

Robot: Máquina o ingenio electrónico programable, capaz de manipular objetos y realizar operaciones antes reservadas solo a las personas

Este término es acuñado en los años veintes. Esto parece casi increíble si tomamos en cuenta que no existía en la cultura general la palabra o el artefacto para referirse a lo que nosotros hoy entendemos como “robot”. Fue en R. U. R. Robots Universales Rossum, una obra de teatro de ciencia ficción escrita por Karel Čapek en donde apareció por primera vez esta palabra. Se dice que fue su hermano quien la ideó a partir de la palabra checa robota, que significa trabajo. Sin embargo, se atribuye a Karel su creación, tanto que en su aniversario luctuoso, su tumba, ubicada en Praga, es adornada con pequeños robots para homenajearlo.

La definición de robot dice así: Máquina o ingenio electrónico programable, capaz de manipular objetos y realizar operaciones antes reservadas solo a las personas. Así, podemos entender que los robots son esas creaciones humanas que apoyan a estos en trabajos difíciles. Entonces empezamos a llegar a la frontera con otro término que es el androide, aunque lo trataremos más adelante. Luego de robot se deriva robótica gracias, por supuesto, a Isaac Asimov.

Asimov aportó con su genial literatura las famosas Tres Leyes de la robótica, que consisten en normas que los robots de su universo siguen. Fue en 1942, cuando publicó “Círculo Vicioso” (Runaround, en inglés), en donde las dio a conocer.

Las Tres Leyes de la Robótica son:

  • Un robot no puede hacer daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.
  • Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entran en conflicto con la 1ª Ley.
  • Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la 1ª o la 2ª Ley.

Asimov aportó con su genial literatura las famosas Tres Leyes de la robótica

Androide

La RAE señala que la palabra androide significa: Autómata de figura de hombre. Es por esto que comienzan las discusiones sobre cuando es correcto hablar de un androide y cuando de un robot, ya que suele usarse este último término para referirse a ambos. También se le define como robot-humanoide y que se caracterizan por imitar conductas humanas.

Androide significa: Autómata de figura de hombre

Ahora bien, si un androide es una construcción que imita conductas humanas y su aspecto se asemeja también a lo humano, ¿cuándo se rebasa la frontera de un robot y se convierte en androide: cuando tienen inteligencia artificial? Y qué pasa con la Criatura creada por el Dr. Frankenstein, después de todo, la autora de la novela Mary Shelley ideó su personaje con el avance tecnológico que revolucionó su época: la electricidad.

Ejemplos de androides hay muchos en la cultura geek. Recordemos algunos de estos:

Roy (Blade Runer)

Sonny (I Robot)

David (AI)

Cyborg

El caso de los cyborgs es diferente, su definición parece clara por el acrónimo en inglés que conforman esta palabra (cyber y organism) y la explicación dada por quienes acuñaron el término, dos científicos Manfred E. Clynes y Nathan S. Kline:

Un cyborg es esencialmente un sistema hombre-máquina en el cual los mecanismos de control de la porción humana son modificados externamente por medicamentos o dispositivos de regulación para que el ser pueda vivir en un entorno diferente al normal.

Si aceptamos esta definición como base, ¿todos aquellos mecanismos que se usan para hacer posible la vida de los humanos, como los marcapasos por ejemplo, convierten en cyborgs a sus usuarios? ¿qué tal las personas que usan prótesis mecánicas para caminar o hacer deportes? ¿y qué pasa con el auge de wearables que despiertan un intenso interés, creación y aplicaciones?

Un ejemplo claro de cyborg es Robocop, curiosamente sigue una especie de leyes de la robótica llamadas “directrices primarias”

  • Servir al bien común
  • Proteger al inocente
  • Preservar la ley
  • No oponerse ni atacar a directivos de la OCP

Podemos decir que la ciencia ficción no “predice” el futuro, sino que muestra como el mundo podría transformarse. Recordemos que es en la imaginación donde alguna vez nació el futuro que hoy es nuestro presente.

Tomado de hipertextual.com

 

 

Artículos relacionados

*

Top