El ABC de Enrique Aristeguieta Gramcko – Miembro de la Junta Patriótica que enfrentó a la dictadura de Marcos Pérez Jiménez

EL RÉGIMEN HA PROVOCADO UN GENOCIDIO Y HABRÁ QUE SACARLO POR LA FUERZA

“No voto porque no puedo cohonestar farsas. Cuando lo he hecho es porque he pensado que mi voto tiene alguna oportunidad de servir para algo y se respeta, pero luego de la derrota parlamentaria, el régimen aprendió y afinó su sistema fraudulento aplicado luego en la Constituyente. No tiene ningún sentido votar en Venezuela”, así lo afirma Enrique Aristeguieta Gramcko, último sobreviviente de la Junta Patriótica que contribuyó a la salida de la dictadura de Marcos Pérez Jiménez el 23 de enero de 1958. 

Esta fue nuestra conversación:

Usted que vivió la dictadura de Pérez Jiménez ¿ve coincidencias entre aquella y la de Nicolás Maduro?  

La analogía es que hay un gobierno abusador y tiránico que, como en aquella época, se niega abandonar el poder. Claro está que el actual régimen es peor que el de Pérez Jiménez, ya que aquel –al menos- dejó una obra material que mostrar, que respaldaba su ambición de mantenerse en el poder, aunque era completamente inconstitucional.

Pérez a diferencia de Maduro, no estaba en tratos con el hampa internacional, el narcotráfico y mucho menos entregado a gobierno extranjero alguno. Tampoco fue la dictadura de Pérez genocida, tuvo sus presos y sus muertos sin duda alguna, pero la hambruna que está viviendo el país junto a la carencia de medicinas que mata a los ciudadanos, entra en el genocidio.

¡Es que ya ni se cuidan ni ocultan sus fechorías! las ejecutan a plena luz del día como ocurrió con el asesinato de Oscar Pérez y su grupo cuando ya se habían rendido.  La dictadura perezjimenista fue corrupta pero no a los extremos de la actual. No destruyó la economía como Maduro lo ha hecho. Pérez Jiménez no devastó a Venezuela; Chávez y Maduro la desmantelaron y demolieron. 

¿Cómo fue el papel de la Iglesia Católica en la caída de la dictadura perezjimenista?

Fue la primera institución que reaccionó contra el régimen criticando su nula política social.  Eso se patentizó en la Pastoral del 01 de mayo de 1957 que emitió el Arzobispo de Caracas, Monseñor Arias Blanco, provocando un gran malestar entre la Iglesia y el Estado. 

Ese enfado se mantuvo latente ocasionando que todo el clero se pusiera de parte de quienes estábamos dándole empujones a la dictadura para que se fuera.  La actitud del clero fue absolutamente pro libertad y vuelta a la democracia.

¿Cómo fue la actuación de los partidos políticos en aquel entonces?

Estaban diezmados pero los de hoy están peor que eso, están entregados.  En aquella época no había entrega posible.

Hoy día algunos partidos están comprometidos con el gobierno y pareciera que lo que intentan es darle oxígeno para que siga destruyendo al país.

¿El diálogo ha sido una manera de buscar salidas a la actual situación de manera pacífica y electoral?

Ellos saben -como sabemos todos- que el régimen no tiene ninguna intención de permitir una salida de ningún tipo. Al régimen habrá que sacarlo por la fuerza porque ellos no admiten otra cosa.

¿Entra usted entonces dentro de la calificación de radical?

Frente al mal no se puede ser sino radical. Esa llamada oposición, dirá que es posible la salida acordada en el diálogo, pero la verdad es que saben perfectamente que es imposible y los acontecimientos así lo han ido confirmando.

¿Cómo se sale de la tiranía?

No cediendo a las pretensiones de la dictadura, no cayendo en complicidades con ella. He dicho muchas veces la necesidad de que el pueblo esté en la calle hasta paralizar al país. 

Debemos obligar a los señores de las Fuerzas Armadas institucionales –que parece que aún existen- a cumplir lo que la constitución les ordena que es la defensa del pueblo y su libertad.  Nadie les está pidiendo nada diferente a lo que les ordena la constitución.

¿Y si no lo hacen?

Habrá que aceptar la ayuda que se nos brinden venga de donde venga porque este es un caso ya de legítima defensa.  Estoy de acuerdo con que la comunidad internacional haga algo para rescatar a Venezuela porque está en riesgo toda la región.

El pasado martes 23 de enero la constituyente (ANC) decretó elecciones presidenciales para abril. La oposición tiene varios candidatos para esas elecciones.

Me entristece e indigna en alto grado que tomen esa decisión porque cómo ir a un proceso electoral con el mismo CNE, el mismo sistema, sin garantías de seriedad y de limpieza. Serán unas elecciones para reelegir a Maduro por 6 años más. ¿Cómo es posible que se presten a esa farsa?  Afortunadamente no todos los partidos de oposición han caído en ella pero otros… están dispuestos a convivir con el régimen.

¿Qué opina del llamado que se hizo a la ciudadanía para que el pasado 27 y 28 de enero revalidaran la tarjeta electoral de la MUD?

Si creyéramos que se van a realizar unas elecciones serias y transparentes sería interesante mantener la unidad para esos efectos, pero en Venezuela las elecciones perdieron su significado luego de la inconstitucional y fraudulenta elección de la ANC y las de gobernadores y alcaldes.  Antes de éstas había un disimulo por parte del régimen en materia electoral, pero ya les resbala hacer el fraude abiertamente.

La comunidad internacional advierte precisamente sobre la falta de condiciones para esa elección, pero igual la MUD va a participar.

Para el Grupo de Lima, el canciller de México, Chile y el Secretario de la OEA, Luis Almagro, quienes han hecho un esfuerzo inmenso por el respaldo de la democracia en un país sometido, debe ser una muy mala señal que los pondrá a pensar dos veces cuando intenten defender a otro país de manera abierta, radical y valiente como lo han hecho con Venezuela. 

La comunidad internacional ha hecho su trabajo y bien, quienes quedan muy mal es quienes traicionan a propios y extraños.  Estos cancilleres y el secretario Almagro se han portado como unos verdaderos patriotas, han demostrado más preocupación por la crisis venezolana, que estos grupos que se prestan a la maniobra.

¿Verá usted un segundo derrocamiento de dictadura en su país?

No pienso morir mañana, asi que la veré como he visto caer muchas otras en el mundo, todas por hartazgo del pueblo y por los miedos del tirano y su régimen que los llevan a cometer cada vez más abusos. Cada atropello trae otro y otro, y así van enredándose en su propia cabuya que facilita finalmente la remoción. 

Llega un momento en que creen que la única solución que les queda es inmolarse y están llegando a ese punto.

La salida no será electoral porque quien maneja el aparato comicial es el régimen que siempre se favorece así mismo. Los de oposición que andan colocándose como opción electoral, lo que quieren es ser candidatos, no quieren ser presidentes.

 

 

*Editado por razones de espacio

 

Artículos relacionados

Top