El ABC de Iván Duque – Candidato de Centro Democrático a la presidencia de Colombia

“NO HAY QUE HACER TRIZAS LOS ACUERDOS CON LAS FARC, PERO SÍ HACERLE MODIFICACIONES IMPORTANTES”

Iván Duque (Bogotá, 1976) candidato a la presidencia de Colombia del Centro Democrático, el partido de Uribe, defiende una amplia agenda de reformas y romper

Es senador y si llega a la Casa de Nariño tras las elecciones de mayo, modificará los acuerdos de paz con las FARC e impulsará una agenda de reformas económicas y sociales para romper con el legado de las dos últimas legislaturas.

Estas fueron sus reflexiones para EL PAIS.

Candidato, en diciembre se formalizó su candidatura, pero la alianza de las fuerzas que se opusieron a los acuerdos de paz no está todavía clara.

Yo soy el candidato único del Centro Democrático a la Presidencia de la República. Se ha tratado de consolidar una amplia coalición, en la que participen distintos electorados. Y en este momento nuestro deseo es seguir recorriendo el país con nuestro programa de Gobierno, hablando de nuestras propuestas y llegar a la Presidencia para presentar en Colombia una gran agenda de reformas que permitan recuperar la legalidad, aumentar el emprendimiento y hacer unas grandes reformas sociales que conduzcan a la equidad.

¿Cuáles cree que son las urgencias de Colombia?

En este momento el país necesita la recuperación de su economía. Si la economía no se recupera, la afectación es generalizada en todos los frentes: en la salud, en la educación, en el empleo.

Tenemos que eliminar todos los gastos innecesarios en el Gobierno, hacer una reforma de la Administración pública para ser un Estado más eficiente, hacer más con menos,. Esto nos permitirá bajar impuestos a las empresas que generan empleo, aumentando la inversión, mejorando la calidad del empleo y los ingresos de los trabajadores.

¿Y además de la economía?

Por supuesto, hay unos temas como la legalidad, que tienen que ver con la impunidad que hay en el país para los criminales de las FARC, con la agenda con la que vamos a enfrentar las bandas criminales del narcotráfico y el aumento de los cultivos ilícitos, el ELN, las entre comillas disidencias de las FARC.

Para eso necesitamos una gran capacidad ofensiva y disuasiva del Estado acompañada del aparato judicial.

Si gana, ¿qué haría con los acuerdos de paz?

Yo siempre he dicho que no se trata de destruir o hacer trizas los acuerdos, pero sí de hacerles modificaciones importantes a aquellas cosas que afectan el Estado de derecho.

¿Cuáles?

Es muy grave que se haya permitido que los cabecillas de las FARC sean candidatos a la Presidencia y al Congreso de la República sin haber dicho toda la verdad, sin haber reparado a las víctimas y sin haber cumplido las penas por los delitos que cometieron. Eso le genera un gran daño al país.

Además, los cultivos ilícitos en Colombia vienen aumentando y lograron que el narcotráfico fuera un delito amnistiable, diciendo que era conexo al delito político. Lograron que la sustitución y erradicación de cultivos ilícitos fuera voluntaria y no obligatoria.

Tengo claro que si yo llego a la Presidencia voy a presentar una reforma constitucional para que quede en la Constitución colombiana que el narcotráfico no es un delito amnistiable. La sustitución y erradicación serán obligatorias y no voluntarias.

En tercer lugar, es supremamente importante darle un mensaje a las FARC y es que armas escondidas que no fueran entregadas para su destrucción y dinero escondido que no fuera entregado para reparar a las víctimas implica que los cabecillas de esa organización pierdan todos los beneficios.

Y la Justicia Especial para la Paz (JEP) tal como está es un mecanismo de impunidad que permite la elegibilidad política de los criminales de lesa humanidad, y donde quedó claro que decir toda la verdad no significa aceptar responsabilidades. Eso, por supuesto, es una burla a las víctimas y una gran afrenta a nuestro Estado de derecho.

También tendría que afrontar una negociación con el ELN.

El ELN es una organización sanguinaria, terrorista. Y me parece muy grave que el Gobierno haya aceptado un cese al fuego bilateral como si se tratara de dos Ejércitos equivalentes.

El Estado colombiano no puede renunciar en ningún momento a defender la vida, honra y bienes de los colombianos en todo el territorio ni a perder su capacidad disuasiva y ofensiva frente a los actores armados.

Lo que se le puede decir al ELN es que si quieren desmovilización, desarme y reinserción se dejen concentrar territorialmente con supervisión internacional y el monitoreo de las fuerzas militares. Podría haber reducción de penas, pero lo que no la ausencia de una pena proporcional y efectiva para los máximos responsables.

El expresidente Uribe sigue en la primera línea de la política, acompañándole a todos lados. ¿Qué peso tendrá en la campaña?

Con el presidente Uribe trabajamos en equipo. Él va a ser candidato al Senado. Yo soy candidato a la Presidencia.

Con el liderazgo del presidente Uribe en el Congreso, acompañando la agenda de Iván Duque como presidente de los colombianos sacaremos adelante la agenda de reformas de Colombia.

La corrupción, una de las principales causas de indignación de los colombianos, se ha metido hasta el corazón del sistema de justicia. ¿Es posible erradicarla a corto plazo?

A la corrupción hay que combatirla sin tregua. Vamos a empoderar a la ciudadanía para denunciarla con líneas telefónicas, redes sociales, para que los corruptos sepan que la sociedad los está mirando.

A la vez, estoy promoviendo la extinción de dominio exprés para los corruptos de tal manera que les quitemos todo el patrimonio que le quitaron al pueblo colombiano. Y no habraa beneficios penales para los corruptos.

Ls empresa que corrompa a un funcionario jamás podrá volver a contratar con el Estado.

Sus adversarios van a utilizar la sombra del caso Odebrecht y los supuestos vínculos con su partido para atacarle.

Yo soy una persona que como no tengo rabo de paja me acerco a la candela. Y además a Odebrecht lo denuncié oportunamente ante la superintendencia de Industria y Comercio de Colombia para que le aplicaran la máxima sanción patrimonial por haber ganado un contrato a base de coimas.

¿Qué puede hacer Colombia por Venezuela?

En Venezuela la situación es muy grave porque lo que hay es una dictadura de un sátrapa que está oprimiendo al pueblo.

Ante el silencio de las autoridades colombianas yo denuncié a Nicolás Maduro ante la Corte Penal Internacional (CPI) con 76 firmas de senadores colombianos y más de 50 chilenos.

Necesitamos que América Latina siga denunciando ante la CPI esas conductas sistemáticas para que se abra pronto esa observancia a Venezuela y se le haga una investigación formal a Nicolás Maduro por esos crímenes sistemáticos en contra de su pueblo.

Y en el entretanto necesitamos que varios países de América Latina manejen la situación humanitaria y migratoria.

 

 

*Editada por razones de espacio

 

@IvanDuque

WWW.ELPAIS.COM

 

 
Francesco ManettoFrancesco Manetto

Artículos relacionados

Top