BARÇA O MESSI FÚTBOL CLUB

La influencia del argentino en el ataque azulgrana reabre el debate sobre la dependencia del equipo de Valverde

SERGI FONT

Un mes ha sido suficiente para demostrarla dependencia que tiene tanto el Barcelona como la selección argentina de Leo Messi. El rosarino ha dejado claro a lo largo de marzo que las opciones del equipo azulgrana de conseguir un triplete o que el Mundial se tiña de albiceleste pasan por sus botas. Los números no mienten y encumbraron al atacante como máximo artífice en la eliminación del Chelsea, en el empate ante Las Palmas y el Sevilla y en la trascendental victoria ante el Atlético de Madrid. Una bendición tenerle para cualquier equipo pero que no oculta el problema que exige cualquier subordinación tan flagrante.

«Con y sin Messi todos los equipos son diferentes. Y no haré una referencia a lo que pasó hace unos días», confesó Valverde tras el 2-2 del Sánchez Pizjuán en alusión al 6-1 que encajó Argentina contra España sin Leo en el campo. Reflexión que han compartido todos los entrenadores que ha tenido. Incluso Luis Enrique, reacio a elogiar a ninguno de sus futbolistas, aseguró hace un año que «sería ingenuo pensar que no dependemos del mejor jugador del mundo y ojalá podamos depender de él muchos años». No en vano, atesora 4 Pichichis, 4 Botas de Oro y 5 Balones de Oro desde que debutara con el primer equipo en la temporada 2004-05.

Asistente y goleador

La dependencia culé queda patente esta temporada con los 17 puntos que han granjeado varios de sus goles y de sus asistencias. Máximo realizador del campeonato liguero, siete de sus 26 goles y tres de sus trece asistencias han servido para catapultar al equipo a lo más alto de la tabla liguera. Sus números se acrecientan con su aportación en Europa. En total suma 36 tantos y 18 asistencias en los 44 partidos que ha disputado esta temporada.

Desde que Ronaldinho y Deco le apadrinaran en aquel Barça de Frank Rijkaard, el protagonismo de Messi ha ido creciendo hasta el punto de erigirse en la piedra angular del proyecto deportivo durante los últimos 15 años, en los que el club azulgrana se ha ganado el respeto en Europa con cuatro Champions League. Ha tenido la ayuda de un elenco de actores principales con alma de secundarios, como Xavi, Iniesta, Valdés, Piqué, Busquets o Luis Suárez, pero ha demostrado que se bastaba solo para lidiar con la hegemonía del Real Madrid.

Devorador de estrellas

El Barcelona ha tratado de rodearle de los mejores jugadores del momento, pero ha acabado arrinconándolos con sus actuaciones y ha demostrado que en el fútbol, muchas veces la cartera y el rendimiento no pasean de la mano. Sin pena ni gloria pasaron por el Camp Nou Ibrahimovic (69 millones), Villa (40) o Alexis (37). Y ahora, Coutinho (160) y Dembélé (145) pelean por demostrar que merecen un hueco junto al argentino, aunque ante el Sevilla quedó patente que solo Messi le puede sacar las castañas del fuego a un Barça que se ve sin ideas cuando el rosarino no tiene el día.

Las actuaciones del argentino reabren el debate sobre la «messidependencia», pero sobre todo, suponen un serio avisopara un club que debe encontrar soluciones para sus ausencias sin tener que recurrir a él obviando, por necesidad, las molestias físicas que ponen en riesgo su integridad.

 

Tomado del ABC España

 
Etiquetas ,

Artículos relacionados

Top