Demetrio Boersner

Sin líder no hay proceso

El 29 de agosto de 1975 el general Juan Velasco Alvarado, líder máximo de la Revolución de las Fuerzas Armadas Peruanas iniciada en 1968, renunció a la jefatura del Estado por presión de sus compañeros de armas, y fue sustituido por el general Francisco Morales Bermúdez, segundo en escalafón militar. Fue un golpe de palacio muy discreto que pasó inadvertido por la población.

 
Top