Karl Krispin

ANATOMÍA DEL TIRANO

ANATOMÍA DEL TIRANO

Resulta una paradoja que en el siglo XXI aun subsistan las tiranías y las sociedades sigan sufriendo de infantilismo político. Especialmente en nuestra sociedad occidental donde coincidimos, por lo menos desde la aprobación del Bill of Rights en 1689, en haber hecho de la libertad el bien más sagrado y común a la humanidad.

 

NI AREPAS NI TEQUEÑOS

El general Omar Torrijos solía visitar con frecuencia nuestro país en la época del primer Pérez. Una vez, un periodista le preguntó sobre lo que venía a hacer y con su proverbial sencillez respondió que “cuando un pariente rico te invita a comer siempre te llevas algo para tu casa”.

 

ENTRE REDES TE VEAS

Me he preguntado muchas veces si en el partido de gobierno existe alguien con independencia de criterios.

 

TAQUICARDIA EN EL SUPERMERCADO

Si en lugar de los apparatchiks habaneros siguiésemos la filosofía del libre mercado, no habría pobreza ni parásitos. Pero ya se sabe que uno de los grandes problemas del mundo es el resentimiento.

 

LEVIATÁN

Mientras Kolya el bondadoso sufre, el alcalde goza de una vida feliz con sus bienes mal habidos. He allí el gran dilema que llega a nuestros días: ¿Por qué sufren los justos y hay impunidad para los corruptos? ¿Qué justicia hay en esta operación desigual?

 

EL HOMBRE QUE AMABA A LOS PERROS

La novela ha sido escrita por un escritor cubano, que vive en Cuba, que no ha abandonado la isla, que confirma su cubanidad, que ha crecido en medio de un estalinismo represor.

 

El Rey Lear y Pdvsa

Francisco Herrera Luque escribió que Venezuela sufría del complejo de la hermana mayor: cada vez que reunía un dinero se ocupaba de asistir a sus hermanas en la necesidad.

 

Las venas obstruidas de América Latina

Escribo estas líneas el día en que se informa de dos lamentables fallecimientos: Günther Grass y Eduardo Galeano, escritores, de izquierda, defensores del compromiso del arte con la cuestión social.

 

En estado general de sospecha

A veces me pregunto por el desgano que se tiene por respaldar la empresa privada. Cada vez que alguna es invadida, ocupada, insultada, o eufemísticamente expropiada, el común (que somos todos) no muestra un entusiasmo por defenderla más allá de las redes sociales. Mientras compongo estos garabatos, el país sigue sin conocer el destino de

 
Top [GTranslate]