Olga K.

MIENTRAS TUITEABAS

MIENTRAS TUITEABAS

Mientras tuiteamos hay alguien recorriendo bodegas, haciendo colas, buscando asistencia médica, comida o medicinas, hay alguien sometido a una captahuellas que le dice que no puede aunque lo necesite con urgencia…

 

¡Cuidaíto y lo tumban…!

OLGA K. – Mucho cuidado si en este preciso brete en que se encuentra el país, a algún “iluminado” se le ocurre tumbar al gobierno…o siquiera intentarlo.

¿Quién sería el beneficiario? ¡Pues nada menos que el mismísimo Chávez y sus secuaces!

 

Retrato de Venezuela ¡Secuestrados!

OLGA K. – Venía de negro cerrado. El esposo de mi mejor amiga había fallecido y el regreso del cementerio fue un viaje por una vida de recuerdos y amistad. De pavos, en la aventura de ver crecer a nuestros hijos, las hallacas…Como siempre, al entrar al sótano del edificio, solté la tensión con la que circulamos en la ciudad insegura. Estaba en casa. Mi casa, mi refugio. Entré pensando que la jornada del entierro el día siguiente sería de una tristeza infinita.

 
Top [GTranslate]