Orlando Viera-Blanco

ESCRIBO PARA RECORDAR QUE FUI FELIZ…

ESCRIBO PARA RECORDAR QUE FUI FELIZ…

Madrugo en casa. Hora de escribir ¿Cuál casa, sobre qué escribo? Desconozco donde vivo realmente. Una extraña dimensión que sin sentirla, lo ocupa todo. La incertidumbre. La resistencia. La lejanía.

 

DIOS NO ES VENEZOLANO…

Los latinos nacemos con una suerte de “perdón garantizado” a cuenta del mito misionero que Dios es paisano. Nuestros atavismos culturales, grupales y conductuales, mismos que nos anclan, los esquivamos a cuenta, que el Todopoderoso es venezolano y nos resolverá.

 
Top